Por Jorge Eric Dahlgren (*)

 

El Gobierno ya está estudiando una reforma tributaria extendida en el tiempo, previendo un primer plazo de un año y modificaciones sucesivas en tres más.

Naturalmente, como la izquierda K no sabe de qué se trata pero desde ya está en contra, esa reforma tendrá que salir de todo el otro arco legislativo dando por descontada la mayoría postelectoral entre oficialismo y los noK.

Los rumores anticipan la eliminación de los impuestos distorsivos. Que también se llaman en cascada o acumulativos. Muy bien.

Hagamos un ejemplo a lo bestia donde cada cheque emitido en cualquier lugar del país paga un 10% de impuesto para una cadena agrícolaindustrial donde cada actor gana el 100% sobre costos.

El agricultor le vende su producto al acopiador en $100 y los cobra con un chequecito.

El acopiador le paga 100 al agricultor, impuesto 10, Costo 110

El fabricante le paga 220 al acopiador, impuesto 22, Costo 242

El comerciante le paga 484 a fábrica, impuesto 48, Costo 532

De los 532 de costos 80 son impuesto. ¿No tendrían que ser 53.20? ¿El 10%? ¿Y por qué es 80? ¿Qué pasó? Pasó que el impuesto fue generando impuesto sobre impuesto. Ese es el fenómeno distorsivo de la tributación en cascada.

Papior diría mi abuela, el impuesto al cheque se paga dos veces, al emitirlo y al depositarlo.

Esta tributación distorsiva fue otra de las desgraciadas ocurrencias del Domingo, que ya no sabía de donde sacar guita para pagar las ocurrencias del Carlitos. Se debe terminar con ella.

 

(*) Contador Público Nacional

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry