La División de Bomberos de la Policía del Chaco visitó la redacción de Primera Línea en pos de mostrar el intenso y arduo trabajo que realizan en toda la zona metropolitana de la capital chaqueña.

El Comisario Inspector Oscar Sargenti acompañado del  Suboficial Mayor Daniel Medina, el oficial ayudante Marcelo Martínez, el suboficial mayor Gerardo Penayo y el Cabo Maximiliano Silvero fueron los encargados de simular y explicar detalladamente la labor que realizan durante un incendio.

Su ingreso al área en donde hoy se desempeñan es como policías y luego son trasladados como bomberos. “Seguimos siendo policías con todas las atribuciones y responsabilidades que esto conlleva”, empieza explicado Oscar Sargenti, el actual jefe de la división.

Cuando la alarma suena en el cuartel es porque algo o alguien podrían estar en peligro y ellos lo entienden muy bien. “Como mínimo, hay gente en pánico”, dice el suboficial Penayo.

La decisión de cual autobomba usar, cuales calles tomarán, quienes saldrán primero o la mejor ruta de acceso al lugar del incendio tienen que ser tomadas en cuestión de minutos. “Es un escenario complicado desde que se inicia la emergencia y todo empieza con un llamado del operador”, dice Sargenti.

“En general, es muy escasa la información que se tiene del incendio que se está produciendo antes del llegar al lugar y tenemos que tomar medidas lo más rápido posible. En ocho segundos de haberse iniciado el siniestro, la temperatura ya paso los 600 grados centígrados”, cuenta el suboficial Penayo.

Los bomberos citan el ejemplo reciente del incendio del barrio Santa Inés donde se tuvieron en cuenta varias cosas antes de llegar y en el lugar. “La autobomba no pudo ingresar en su totalidad y el arribo de la manga (manguera) se dio desde la distancia por la propagación que el fuego tenía”, explica Sargenti y detalla los pasos a seguir “lo primero que hicimos fue cortar la energía eléctrica porque no se puede arrojar agua ya que el personal perdería la vida en el instante”.

Secciones

La división de Bomberos trabaja como unidad y como tal, tiene varias secciones:

  • Sección explosivos: el personal de esta área tiene la capacidad de manipular todo lo referente a artefactos explosivos, bombas y detonaciones.
  • Sección salvamento: fue recientemente creada por el gobernador de la provincia, Domingo Peppo. Se capacitó al personal para el rescate de personas en zonas acuáticas. Se incorporó equipamiento de primer nivel como snorkel, botes, equipos de buceos, entre otros. “No sirve sólo para el rescate sino también para la búsqueda de personas vivas o muertas en ríos, lagunas, riachos, zanjas”, detalla Sargenti.
  • Sección rescate en altura: con escaleras y equipamiento de última generación traídos de Europa se orienta a los siniestros ocurridos en altura.

Además de todo el equipamiento que la división de bomberos enumeró, se hizo especial hincapié en la incorporación reciente de equipos de drones. “El drone nos sirve mucho para saber cómo atacar el fuego y donde se originó. Somos la primera unidad de la provincia que está innovando en tecnología”, explica el comisario.

Incendios forestales

La creciente cantidad de incendios forestales obliga a los bomberos a estar más atentos a los escenarios de propagación que estos conllevan. “La variante del fuego nos da infinidades de forma de combatirlo. Usamos todo el recurso humano que más se pueda porque las situaciones en un incendio forestal cambian radicalmente”, explica el jefe.

La variables que se tienen en cuenta es la temperatura ambiente, la humedad, el viento norte y las pasturas secas que ayudan permanentemente a que se originen los siniestros en las zonas forestales de la provincia. “Chaco es altamente predispuesta para los incendios por el viento norte y las altas temperaturas. Esto pone en riesgo constante a todo lo que esté lindante al fuego”, detalla Sargenti.

Recomendaciones ante un incendio

Los bomberos indicaron algunos puntos a tener  en cuenta ante un posible siniestro:

  • No prender fuego en el fondo del hogar a los pastos secos que se cortan. “Esto hace que la temperatura y el viento norte propaguen rápidamente el fuego”, dice Penayo.
  • La mejor ayuda que pueda brindar una persona, en el caso del incendio de una vivienda, es que no rompan las ventanas o las puertas siempre y cuando, no haya personas en riesgo de vida. El fuego tiene tres componentes, uno de ellos es el oxígeno, y al romper la ventana o la puerta hace que la combustión se propague.
  • Cortar la energía eléctrica de toda la zona lindante.
  • Cerrar los tubos o garrafas de gas de las cocinas.
  • Priorizar ante todo la vida humana y no los objetos materiales.

Contacto

La división de bomberos de la Policía del Chaco funciona las 24 horas del día en avenida Wilde 245 de la ciudad de Resistencia.  El número de emergencia gratuito es el 100 o a los teléfonos fijos 44434100 o 44434101.

 

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry