La lactancia es un período muy importante tanto para la mamá como para el bebé, con sus múltiples beneficios como ya vimos anteriormente. Coincide con un período de mucho cansancio y reorganización familiar, por lo cual es fundamental asegurar la mejor nutrición posible para esa mami que da de mamar para asegurarnos, desde el punto de vista nutricional, una adecuada producción de leche materna, en calidad y cantidad, y una pronta recuperación materna post parto.
Como dijimos, es fundamental la organización de las comidas, ya sea de elaboración casera, recurrir a viandas saludables, según lo que convenga a cada familia.
Si bien las calorías que demos a esta mami, así como también la selección de alimentos van a depender de cada mamá en particular (por ejemplo si tiene diabetes, hipertensión, constipación, obesidad, bajo peso) hay ciertas reglas generales que podemos aplicar a todas, como por ejemplo:
1- Consumir diariamente 3 lts de agua, ya que la producción de leche materna conlleva a un gran consumo de líquido. Normalmente mientras la mamá da de mamar aparece una gran sensación de sed que es importante saciarla con agua en vez de jugos artificiales o bebidas gaseosas.
2- Tratar de comer cada 3 hs, es decir hacer las 4 comidas principales: desayuno, almuerzo, merienda y cena y agregar las colaciones si fuera necesario ,evitando períodos largos de ayuno, ya que el dar de mamar representa un gran gasto en calorías que debe ser repuesto con alimentos variados y de buena calidad nutricional
3- Preferir alimentos naturales, como leche, yogurt, quesos, carnes magras variadas, verduras, frutas.
4- Evita el consumo de alcohol ya que éste llega a la leche materna.
5- Evitar el consumo de medicamentos sin indicación médica ya que mucho de ellos también llegan a la leche materna.
6- Un MITO muy común es evitar alimentos que modifican el sabor de la leche materna como por ejemplo ajo, cebolla, etc. Si bien es cierto que modifican el sabor de la leche, hay estudios que avalan que los bebés alimentados a pecho, en los cuales sus mamis tuvieron alimentación variada y por lo tanto variaron el sabor de la leche, se van acostumbrando a los diferente sabores durante la lactancia y “aceptan” más fácilmente los alimentos que se incorporan en la etapa de “alimentación complementaria”. También es común escuchar en la consulta mamás que evitan repollo, legumbres, repollito de bruselas, para evitar producir “gases” al bebé. El bebé independientemente de lo que coma su mamá y aún aquellos que no son amamantados, van a tener “gases” hasta que “madure su intestino”. Es importante hablar de esto con la mamá para evitar suspender estos alimentos por miedo o sentir “culpas” por haberlos comido y ocasionar gases a su bebé o aún más que su bebé “deje de tomar la teta” porque cambió el sabor de la leche.
7- Por fuera de lo nutricional, es tan importante como la alimentación, las horas de descanso de la mamá para estimular la producción de la leche materna.
BIENVENIDAS mamis a esta hermosa etapa y recuerden consultar siempre sobre cómo cuidar y preparar los pezones! Hasta la próxima!!!

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry