Una chica de 11 años impidió una entradera esta mañana en su casa del barrio de Quilmes, al llamar al 911 luego de que tres delincuentes forzaran la entrada de la vivienda.

Los ladrones, detenidos más tarde por la policía, dijeron que era un robo por encargo de la expareja de su madre, según informó la mujer a la prensa; una hipótesis que investiga ahora la policía.

Qué pasó

En el momento del episodio, la adolescente estaba sola en su casa, porque cursa una neumonía y su madre, Eva, había ido al colegio para presentar un certificado ante la directora. Cuando vio que tres personas habían saltado la reja de entrada, se encerró en una habitación y desde su celular llamó primero al 911 y luego a su madre.

"Mami, vení que rápido que están entrando tres chorros", le dijo. Cuando Eva llegó a su casa, ya estaba la policía en la puerta. Los agentes detuvieron a uno de los delincuentes que todavía estaba en la residencia y luego a otros dos que había escapado por los techos, explicó la mujer. Según trascendió, dos de ellos tenían antecedentes por robo.

"No te asustes, no te vamos a hacer nada, a nosotros nos mandó Sebastián Castro", contó Eva que le dijeron a la chica los ladrones. Castro es la ex pareja de la mujer, con quien tiene una relación conflictiva y un juicio por alimentos. Según explicó, tienen una hija en común de dos años, que Castro no le permite ver desde hace 60 días.

Eva contó que los delincuentes "rompieron toda la casa, bajaron los televisores, cargaron calzado y relojes" y le pidieron a su hija dinero y los papeles de un "auto azul", porque sabían con anterioridad lo que iban a buscar. Y que al ser detenidos confesaron que estaban haciendo inteligencia sobre su casa desde hacía dos días, esperando el momento propicio para entrar.

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry