https://www.youtube.com/watch?time_continue=1&v=Fmr0ry55zxg

El encuentro entre las selecciones de básquet de Filipinas y Australia terminó a las piñas, patadas y con 18 jugadores expulsados, el lunes por la noche en el estadio Arena Filipina, en el marco de las eliminatorias de Asia para el Mundial en China de este año.

La batahola comenzó a los cuatro minutos del tercer cuarto de juego, cuando el partido estaba 79 a 48 a favor de los australiano.

En ese momento, el visitante Daniel Kickert y el filipino Roger Ray Pogoy pelearon un balón, pero fue Kickert quien arrojó un fuerte codazo, lo cual desataron empujones entre ambos planteles que finalizó en la gresca que incluyó sillazos desde el banco de suplentes.

Después de uno 20 minutos, los árbitros decidieron descalificar a nueve filipinos y a cuatro australianos. Al reanudarse, Filipinas sólo tenía tres jugadores, además uno de ellos estaba ya con cuatro faltas (Fajardo).

El conjunto determinó no seguir, pero dentro de lo reglamentario: Fajardo hizo la quinta falta y Norwood, las tres que le faltaban para que tuvieran que poner fin al partido.

Tras el encuentro, la delegación australiana afirmó que nunca pretendieron "ser irrespetuosos ni desafiar al básquet filipino"

"Nuestras intenciones fueron puras al rectificar lo que potencialmente era un problema de seguridad para todos los participantes", agregó.