En el federalismo estadounidense, la tensión entre Washington y los estados y ciudades es una constante, mucho más que en Argentina. En los últimos meses, sin embargo, la pulseada escaló y amenaza con exacerbar aún más la división entre el Estados Unidos pro inmigración y la porción del país que comparte la política xenófoba de Trump.

El viernes comenzó a regir en Texas una nueva ley que prohíbe la creación de los llamados santuarios para inmigrantes sin papeles: impone una multa de 25.000 para las autoridades locales que se nieguen a cooperar con los oficiales migratorios federales y estipula tiempo de cárcel para los jefes de policía y los sheriffs, quienes podrían ser condenados por un delito menor.

La ley texana es muy parecida a las que ya existen en los estados de Georgia, Carolina del Norte, Alabama y Tennessee desde antes de la asunción de Trump, y a la que aprobó en marzo el gobierno de Mississippi, en un gesto más que nada simbólico hacia la Casa Blanca, ya que que no existía ningún santuario en ese estado.

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry