Fotografía cedida por la Sociedad para la Comunicación del Cambio Climático Sierra Leona muestra un desprendimiento de tierra cerca de Regent, en el embalse de Guma, en Freetown, Sierra Leona.

Por lo menos 300 personas murieron debido a los deslizamientos de lodo e inundaciones que azotaron el lunes Freetown, la capital de Sierra Leona, y sus alrededores. Las tareas ahora se concentran en poder rescatar a las personas atrapadas bajo el barro. Según la Cruz Roja, hay 600 desaparecidos.

Muchas de las víctimas quedaron enterradas en sus casas bajo toneladas de lodo.

Sobrevivientes y voluntarios excavaron los escombros, algunos sólo con sus manos, en una búsqueda desesperada de sus familiares desaparecidos. Personal militar fue enviado a la zona para ayudar en el operativo de rescate en la nación del oeste de África.

La televisora nacional de Sierra Leona anunció la noche del lunes que la cifra de muertos había aumentado a más de 300. La Cruz Roja estima que cerca de 3.000 personas se quedaron sin hogar por el desastre, y prevén que esa cantidad aumente. Los servicios de comunicaciones y la electricidad también se vieron afectados.

La capacidad de la morgue del Hospital Connaught se vio rebasada y los cuerpos tuvieron que ser colocados en el suelo, dijo Sinneh Kamara, técnico forense.

La cifra de víctimas no incluye a las personas que quedaron enterradas vivas en sus casas por el lodo mientras dormían. Se prevé que se encuentren más cuerpos cuando las aguas bajen.

La cadena National Broadcasting Corp. de Sierra Leona, interrumpió su programación para mostrar videos de gente tratando de sacar los cuerpos de sus familiares, y mostraron a algunos cargando a los muertos hacia la morgue en bolsas de arroz.

La oficina del presidente emitió un comunicado en el que alentaba a la gente a reubicarse en zonas más seguras de Freetown y a registrarse en los centros. No hizo mención alguna de la cifra de muertos.

Chicos

​Entre los muertos por el alud de lodo y las inundaciones hay más de 100 niños cuyos cuerpos han podido ser recuperados hasta ahora de entre los escombros.

Muchas de las víctimas sufrieron graves mutilaciones.

"Es posible que haya cientos de muertos bajo las rocas", dijo el vicepresidente del país, Victor Foh, en la zona del alud en Regent. La tierra de una colina sepultó aquí más de 1.000 viviendas donde se estima que había muchas víctimas.

La Cruz Roja instó a los residentes de Regent a abandonar la zona en vista de que el peligro no ha pasado.

A su vez, en Freetown las calles se han convertido en ríos que arrastran todo a su paso mientras hoy continuaba lloviendo.

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry