El presidente Juan Manuel Santos despide al último camión con armas de las Farc, en La Guajira.

Las Farc, la guerrilla más antigua y poderosa de América Latina, dejó de ser un movimiento armado en una jornada en que la Misión de la ONU en Colombia se llevó el último de los contenedores en que almacenaban sus fusiles y en el que el presidente Juan Manuel Santos les garantizó su seguridad. En un acto simbólico, Santos junto al jefe de la Misión de la ONU, Jean Arnault, cerró el candado del último contenedor bajo la atenta mirada de las autoridades militares y varios delegados de las Farc en la zona veredal transitoria de normalización (ZVTN) , en el municipio de Fonseca (La Guajira).

Ese contenedor estaba a cargo de José Díaz, oficial de la Marina de México y uno de los observadores de la ONU que han supervisado la entrega de 8.112 armas, que primero fueron claramente identificadas. Posteriormente, Santos despidió al camión que lo transportaba y que llevará las últimas armas a una bodega general situada en un punto en el centro del país que no ha sido precisado, donde serán inutilizadas.

“Hoy efectivamente es el último suspiro de ese conflicto, con esta dejación de armas, con (la salida de) los últimos contenedores, el conflicto realmente termina y comienza una fase nueva en la vida de nuestra nación”, resaltó Santos.

“El día de hoy le dijimos adiós a las armas de las Farc, hoy en efecto desapareció ya oficialmente las Farc como grupo armado, ya son ciudadanos colombianos sin armas”, subrayó el gobernante que explicó que los ya excombatientes “seguirán haciendo su proselitismo político pero sin violencia”.

A partir de la entrega de las armas, las 26 ZVTN se convertirán en “Espacios Territoriales de Capacitación y Reincorporación”, a los que tendrán acceso la Fuerza Pública y llegarán distintas entidades del Estado para poner en marcha, entre otros, programas de capacitación y cooperativismo.

Luego del acto simbólico, tomó la palabra el número dos de las Farc, Iván Márquez, quien explicó que tras convertirse en movimiento político mantendrán sus siglas, aunque renunciarán a su tradicional denominación de Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia. “Dentro de poco estaremos realizando el congreso fundacional del nuevo partido político que seguramente se llamará Fuerza Alternativa Revolucionara de Colombia. No queremos romper los vínculos con nuestro pasado, hemos sido y seguiremos siendo una fuerza revolucionaria”, explicó el líder guerrillero.

También recordó a los dos milicianos (auxiliares de las Farc que no portan uniforme ni armas) asesinados recientemente tras haber sido identificados como miembros de las FARC. “No queremos que haya más destrucción de alternativas políticas opositoras”, dijo Márquez al recordar el exterminio de alrededor de 3.000 miembros de la Unión Patriótica entre finales de los 80 y principios de los 90, hecho por el cual las Farc volvieron a la lucha armada luego de un paréntesis en el que participaron de la vida política legal.

Fuente: EFE y AFP

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry