Clausuraron kioscos y hubo una multa a un domicilio por ruidos molestos

98

El Municipio, a través de la Policía Municipal, Tránsito, Guardia Comunitaria y el acompañamiento de la División Caminera de la Policía de la Provincia intensifica los controles de nocturnidad y sus acciones para concienciar a conductores, así como controlar el cumplimiento de las normas de tránsito en todo el distrito, especialmente en los principales corredores nocturnos.

En ese sentido, Inspectores de Tránsito junto a la Guardia Comunitaria y la Policía Caminera, realizaron un amplio recorrido en zona de boliches –microcentro- y lugares de esparcimiento, evitando que jóvenes realicen maniobras peligrosas, (como malabares o circulación en contramano).

Además, los agentes verificaron, que los automovilistas no estacionen en lugares prohibidos obstruyendo rampas para discapacitados o garajes.

Los trabajos abarcaron un mayor control y fiscalización en el ordenamiento del tránsito, así como en locales comerciales respecto al expendio de bebidas alcohólicas, ruidos molestos; y los horarios de cierre de los locales bailables y habilitaciones comerciales.

Inspección general

Así mismo, en cuanto a los controles en diferentes comercios por Inspección General se clausuraron kioscos por vender bebidas alcohólicas fuera de horario.

Los operativos se efectuaron en los comercios conocidos como “24 horas”, que fueron detectados incumpliendo con esta disposición; en tanto que otro negocio fue cerrado por no tener habilitación municipal.

En total, tres kioscos fueron clausurados el sábado a la madrugada. Dos de ellos, ubicados en avenida Lavalle 141 y avenida Edison al 965, fueron cerrados por no contar con la habilitación comercial. Mientras que el tercero, ubicado en López y Planes al 120, fue sancionado por vender bebidas alcohólicas fuera del horario permitido.

Controles acústicos

Por otro lado, este domingo a la madrugada, por intermedio de una denuncia por Ruidos Molestos, Personal de Control Acústico Ambiental se acercó hasta un inmueble ubicado en Arbo y Blanco 2010, donde se comprobó en elevado volumen de música en una fiesta que se realizaba en dicho domicilio, por lo que se confeccionó una multa por trascendencia de sonido.