"Este es un plan en el que tenemos que trabajar todas, todos y todes. Es vergonzoso que una mujer sufra violencia por ser mujer, tolerarlo nos vuelve una sociedad horrible.

Este plan es un comienzo, es un plan ambicioso, pero debemos ser ambiciosos como sociedad, Las mujeres no pueden sufrir a manos de los violentos, no podemos ser mediocres y pensar que las mujeres pueden cobrar menos que los varones, Debemos terminar con el machismo y el patriarcado".

Con estas palabras el presidente Alberto Fernández presentó junto a la ministra de las Mujeres, Géneros y Diversidad, Elizabeth Gómez Alcorta, el Plan Nacional de Acción contra las Violencias por Motivos de Género 2020-2022, que tiene un presupuesto de 18 mil millones de pesos.

La presentación se transmitió en vivo por el canal de desde la Casa Rosada. Al comenzar a hablar, Fernández, escoltado por Gómez Alcorta y Vilma Ibarra, secretaria de Legal y Técnica de la presidencia, recordó que el jueves se cumplió un aniversario de las sanción de la ley de Identidad de Género (fue en 2012).

"Fue el comienzo de más igualdad, en un país donde la igualdad no era la regla. Cuando llegamos al gobierno nos propusimos la idea de que la desigualdad termine para siempre... La sociedad entera tiene que hacer un cambio, lo que nos obliga a aprender".

El presidente aseguró que en el gobierno, el 38% de los puestos de alta jerarquía están ocupados por mujeres: "¿Está bien esto? No, pero es el camino para incorporar a todos, todas y todes. Incorporar este lenguaje inclusivo para mi también es muy difícil, pero por esto tenemos que proponernos cambiar como sociedad. Decir todes no es hacer el ridículo sino que hay personas a las que se les está hablando por primera vez".

Los varones, mi género, ha sido en gran medida el responsable de esto, por eso soy tan insistente en que entendemos la importancia de dar el ejemplo, es una práctica cotidiana que debemos asumir, una práctica cotidiana que tenemos que cambiar", aseguró Fernández e hizo la autocrítica de las reuniones de gobierno en la que hay hombres:

"El futuro nuestro no es sólo de los hombres sino de todos, todas y todes. y soy el primero que se pone en la cola de los que tienen que cambiar, no podemos estar discutiendo estas cosas en el siglo XXI hay otra cultura para imponer en la República Argentina, y esa cultura incluye a todes".

Minutos antes, la ministra Gómez Alcorta había asegurado que para redactar el Plan se tomaron en cuenta más de 1600 propuestas de todo el país, que era un plan transversal y federal. "El Plan no es del ministerio sino del poder ejecutivo. Es la hoja de ruta de los próximos dos años, que implica un cambio de paradigma con casi 150 acciones", aseguró.

En el prólogo del Plan puede leerse lo que sostuvo Gómez Alcorta: "Es un punto de partida, que implica el reconocimiento de parte del Estado de las desigualdades e injusticias respecto a los géneros y que pone a la lucha contra el machismo en un lugar prioritario en la agenda del gobierno".

"Con este plan pasamos de un abordaje individual a uno integral e interseccional... estamos impulsando políticas públicas que permitan crear condiciones materiales para que las personas y grupos más afectados por las violencias de género, puedan desarrollar un proyecto de vida autónomo". También habla de no que el centro no sea la emergencia sino "la modificación de las condiciones estructurales".

El Plan prevé acciones de prevención en un sistema de alertas tempranas para las urgencias pero también para el mediano y largo plazo "deconstruyendo y transformando patrones sociales y culturales que moldean a los estereotipos, las identidades y las relaciones entre los géneros".

También se mencionan medidas "concentradas en los agresores" y no en las personas en situación de violencia: "Nuestra política no será crear más hogares y refugios sino impulsar acciones para poder garantizar el acceso a la vivienda, a casas de medio camino, que les permitan desarrollar un proyecto de vida autónoma y libre de violencias".

Entre los lineamientos estratégicos, el plan resalta cuatro puntos: prevención, asistencia, protección y fortalecimiento de acceso a la justicia.

Se anuncia un Programa Nacional de Prevención que contempla una campaña nacional, la capacitación con el eje en la Ley Micaela. En lo referido a la asistencia, se plantea un Programa de Transferencia Monetaria pero también acciones que apunten a lograr la autonomía económica y "al autovalidamiento de las mujeres y personas LGBTI+".

También se detalla que se pondrá el foco en las violencias extremas (femicidios, travesticidios y transfemicidios), la autonomía económica de las personas en situación de violencia y la dimensión cultural y estructural de las violencias por motivos de género.

Entre las principales acciones está la creación de varios programas, como el Programa "Acompañar" de asistencia para personas en situación de violencia, Centros Territoriales de políticas de género y diversidad en todo el país, una Mesa Interministerial de Abordaje Integral a las Violencias Extremas, modernizar, optimizar y difundir la Línea 144, crear un sistema digital para emergencias para gobiernos locales, la creación del Sistema Integrado de Casos de Violencia por Motivos de Género (SICVG), que es para tener información estadística sistematizada.

El Plan también prevé crear un programa para el Apoyo Económico Urgente y la Asistencia Integral Inmediata para Familiares en casos de femicidios, travesticidios y transfemicidios.

También se prevé fortalecer la red de hogares, refugios y dispositivos de protección, se incluirá a personas que sufran violencia en el programa Potenciar Trabajo, un Programa de Escuelas Populares de Género y Diversidad, y el fortalecimiento de los servicios de salud sexual y reproductiva en la atención de las personas con derecho a la Interrupción Legal del Embarazo (ILE).

Se creará el Programa Nacional de Prevención, que tendrá dos sub programas: uno sobre la construcción de nuevas masculinidades y otro sobre vínculos sexo afectivos responsables.

El presupuesto previsto asciende a 18 mil millones de pesos, que se repartirán en los cuatro ejes, pero el que se lleva casi todo el presupuesto es el de asistencia y abordaje integral: 17.671.198.000 pesos.

"Hoy es un día de enorme felicidad, marca un cambio de época en nuestro país. Es la primera vez que el Estado asume en forma integral el combate contra las violencias del sistema patriarcal", dijo este mediodía en la presentación Dora Barrancos, socióloga, historiadora y ahora también asesora del Gobierno.

También hizo referencia a la transversalidad "porque no se puede hacer sólo desde un ministerio sino que es desde todo el Poder Ejecutivo, y con acciones concomitantes de los otros dos poderes. El poder judicial tiene que hacer cambios para que el Plan sea exitoso". Y habló de "prevenir, asistir, acompañar y dar una nueva dignidad. El Plan se entona con la idea de hacer más digna la vida humana".

CLARÍN

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry