Ahora, la actriz porno Marina Trébol apuntó contra Martín Ciccioli y mostró mensajes de WhatsApp

Después de Nieves Jaller, la estrella XXX contó que el panelista de "El Diario de Mariana" le enviaba fotos íntimas desde un baño.

161

La semana pasada, la bailarina Nieves Jaller desató un nuevo escándalo cuando reveló que durante los dos últimos años el periodista Martín Ciccioli, que conduce el ciclo Lado C y es panelista de El Diario de Mariana, la acosó sexualmente mediante el envío de videos de alto voltaje y mensajes lujuriosos con el fin de seducirla.

Jaller, que dice denunciar este hecho porque está “cansada” del acoso de Ciccioli, anunció que “otras chicas” irían saliendo a la luz para sacar los trapos sucios del periodista a la luz. Y este lunes en El Show del Espectáculo, el ciclo que conduce Ulises Jaitt por Radio Urbana, fue el turno de la actriz Marina Trébol, muy famosa en el ambiente por sus producciones XXX, de contar su caso con el conductor.

“Estoy acostumbrada a este tipo de gente muy demostrativa porque yo me manejo en un ambiente en donde hay fanáticos del personaje que cree en las películas porno que hice. Cuando Ciccioli me escribió me dijo que era fanático mío, que le encantaba lo que yo hacía, teniendo en claro que era un trabajo que yo hacía antes y no ahora…porque él me dijo ‘yo sé que ahora estás en otra.

Así empezó la charla, diciéndome que veía mis películas. (…) Me dijo que era buena en lo que hacía, pero yo no lo veía fuera de contexto. Él empezó a explayarse y a contarme sus fantasías cuando generó confianza. Yo tengo eso de leer fantasías de la gente y recrearlas mediante fotos”, relató Marina, que también es conocida por sus otros nombres artísticos como Marina Bidmon o Vicky Reyes.

“A Ciccioli no lo conocía. No lo vi jamás en mi vida, no lo crucé en un evento. No lo conozco. Él sí tenía esa forma de comunicarse conmigo cuando tomó confianza, cuando vio que yo no era una mina que podía ser disparadora de algún quilombo, empezó a generar una confianza conmigo.

Pero la confianza no era un ida y vuelta de videos, ni en pedo. Yo me reía de lo que me decía y mandaba y sí me hago cargo que me reía porque es una persona que está súper expuesta”, agregó la actriz, que no podía creer el riesgo que corría el periodista enviándole esos mensajes.

“Me parecía vergonzoso y boludo. Yo guardo muchos chats de seguidores que me mandan sus fantasías, es algo que tengo muy guardado. Me parecía muy fuerte de parte de él porque es una persona expuesta y porque tiene familia. (…) Me dijo que soñó conmigo, que él se hacía desear y yo lo buscaba. Respeto al pirata y que se tira una canita al aire, pero no al desprolijo no. La desprolijidad te mata”, dijo.

“Él me escribía y hablaba solo, no tenía tiempo de contestarle. (…) Me mandaba videos. No está bueno que diga que no es él cuando era él, en los videos de Jaller. Me mandaba videos tocándose por afuera, en el baño. (…) Me preguntó qué pensaba de él y yo le dije que sabía que investigaba… me parecía que era curioso, que preguntaba para investigar. No sé si yo era de su confianza, yo le tengo confianza a alguien que conozco cara a cara… no me podés decir me parecés copada y mandarme la foto de la chota. Le dije que tenga cuidado porque alguna mina podía publicar esas fotos.

No lo sentí como acoso porque abro mi celular y veo de todo. Me sentí pelotuda porque sentí que se estaba aprovechando que soy reservada y me mandó de más. Me sentí zarpada”, explicó Marina que reveló algunos de esos chats y dijo que “se hace cargo”.

“Yo le decía que se cuide y me agarró un impulso. Me mandaron captura de pantalla de lo que había pasado con Jaller y le escribí. Le dije que parecía que quería patear el tablero. Y me dijo que era todo mentira. Me dijo que todo estaba armado. Confirmo que es él porque me hacía lo mismo y me decía lo mismo. El video es distinto, no se lo pasaba a otras. Me contactaron varias chicas porque le hicieron lo mismo”, explicó Trébol al aire.

“No me parecía atractivo Ciccioli en los videos. ¿A quién le calienta que te manden un video sacando la lengua?”, preguntó al aire la rubia.

“´No da que me escribas más´, le dije. Quería ser amigo, pero ¿de qué? Si no nos conocemos. Yo por ejemplo llegaba de eventos a las 6 de la mañana y durante 2 horas me escribía mensajes, de 2 a 4, y me reía. No le iba a contestar porque el tipo ya no estaba en línea. Se lo mostraba a mis amigas y era un tema de chiste. ´¿Se piensa que se te vas a calentar con eso?´, me preguntaban mis amigas. ´¡Qué loco que está, debe estar borracho!´, pensaba yo. Él se contesta a él mismo. ´¿Me zarpé no?´, escribía. Me daba risa… Hay mucha gente pirata o con relaciones modernas que no sabés. Lo mío quedó ahí. Pero él no puede negar que es el que me mandó videos y chats. Me asombró que me mande eso de parte quién venía. Me mostraba la cara y no podía negar nada”, relató.

“Yo siempre meto un freno diciendo que estoy con mi hijo, que para los hombres es un freno. Pero en este caso, él siguió, no se le bajaba. A él le chupó un huevo, quería patear el tablero, no le encuentra lógica”, dijo Marina, que contó también que otros famosos se le acercaron de la misma manera pero “no tan zarpados”.

“Me pasó algo similar con una pareja y no se lo perdoné. Me pareció infidelidad. Hubiese preferido que vaya a pistolear a alguien y no que me deje tan expuesta. Como mujer te hace sentir terrible”, agregó, y dijo que Ciccioli le contó que “no sabía si se animaba o no a tener una relación paralela a su pareja”.