Cuando tenemos un accidente y nos quebramos un hueso, cuando sentimos dolor en el estomago, cuando tenemos fiebre sin razón aparente, no dudamos en consultar con un médico y realizar los exámenes necesarios para sentirnos mejor y solucionar estos problemas.

Y cuando se nos “rompe” el alma ¿a quién acudimos?

Existen muchos mitos y prejuicios acerca del psicólogo y las funciones del mismo, podemos resumir diciendo que es un profesional de la salud (al igual que un médico, un enfermero, un kinesiólogo, etc.) que posee una formación de grado y debe continuar capacitándose a lo largo de su vida. Posee un método, una técnica, su misión no es la de dar un consejo o decirnos cómo proceder ante determinada situación sino el poseer una visión crítica y ayudarnos a desarrollar las herramientas para enfrentar nuestro padecer de manera particular. Siempre tomando en cuenta la historia singular de cada sujeto, sus posibilidades actuales y su propio deseo.

Melisa Alderete
Licenciada en Psicología (MP Nº 385)
Especialista en Psicoperinatología y Puericultura
Cel: 362 - 4657934


COMPARTIR