El presidente chino, Xi Jinping, llegó este jueves a Hong Kong por el 25° aniversario de la devolución a China de esta antigua colonia británica y dijo que el territorio "renació del fuego" tras varias olas de protestas prodemocráticas, algunas de ellas muy violentas.

Cientos de personas que ondeaban banderas de China y Hong Kong recibieron a Xi cantando "¡Bienvenido, bienvenido, cálida bienvenida!" a la llegada de su tren a la estación West Kowloon de Hong Kong.

En su primer viaje fuera de China en dos años y medio, Xi y su mujer, Peng Liyuan, fueron bienvenidos por la líder saliente de la ciudad, Carrie Lam; el líder entrante, John Lee, y otros funcionarios. El mandatario saludó a la multitud desde la plataforma.

El presidente asistirá el viernes a una gran ceremonia por el regreso de Hong Kong a la soberanía china el 1 de julio de 1997

"En el último período, Hong Kong ha experimentado más de una prueba seria, y ha superado más de un riesgo y desafío. Después de las tormentas, Hong Kong renació del fuego y emergió con una vigorosa vitalidad", dijo Xi en un discurso en la estación.

"Los hechos han demostrado que el principio 'Un país, dos sistemas' está lleno de vitalidad", aseguró Xi, que no salía de China continental desde el inicio de la pandemia de Covid-19 en diciembre de 2019, informó la agencia de noticias AFP.

Acompañado también por el canciller chino, Wang Yi, el presidente asistirá el viernes a una gran ceremonia por el regreso de Hong Kong a la soberanía china el 1 de julio de 1997, en la que también asumirá el nuevo Gobierno hongkonés de Lee.

Los detalles del viaje han permanecido en secreto y la visita suscitó un esfuerzo masivo de seguridad.

Los dirigentes locales entraron en un sistema de burbuja sanitaria frente a la Covid, partes de la ciudad se cerraron y varios periodistas fueron vetados de los actos de celebración del viernes.

Bajo el liderazgo de Xi, China ha reestructurado profundamente Hong Kong en los últimos dos años con una dura represión de la disidencia, una limitación de la libertad de expresión y programas escolares más prochinos.

China ha reestructurado profundamente Hong Kong en los últimos dos años con una dura represión de la disidencia, una limitación de la libertad de expresión y programas escolares más prochinos

Los cambios han eliminado el disenso y forzado la partida de muchos hongkoneses que acusan a China de haber abandonado el principio "un país, dos sistemas" adoptado tras la retrocesión, por el cual los hongkoneses disfrutaban de derechos desconocidos para los habitantes de la China continental.

Las personas que coincidirán con Xi durante el viaje, incluidos los altos funcionarios del gobierno ejecutivo local, han tenido que limitar sus contactos sociales, realizar test PCR diarios y entrar en un hotel de cuarentena antes de la visita.

Las autoridades se han esforzado en evitar cualquier posible contratiempo durante la visita de Xi y la policía de seguridad nacional han realizado al menos nueve detenciones durante la última semana.

Tradicionalmente, el aniversario de la retrocesión del 1 de julio de 1997 ha estado marcado por manifestaciones pacíficas de decenas de miles de personas.

Pero las congregaciones masivas han desaparecido de Hong Kong en los últimos años por una mezcla de las restricciones sanitarias por el coronavirus y la represión de las varias olas de protestas, incluyendo una particularmente violenta en 2019.


COMPARTIR