Ayer en horas de la madrugada, un accidente sobre ruta N° 95, pudo haber sido una tragedia, pero los salvó el cinturón de seguridad. El jefe comunal de Miraflores, Néstor Amarilla, volvía de Resistencia junto a su esposa y su hijo de 13 años, en una camioneta Toyota Hilux, y producto de la tormenta que se desató en ese momento, el vehículo se desestabilizó y ocasionó que Amarilla perdiera el control del vehículo y se fuera hacia la banquina.

El siniestro ocurrió a las 0.30, sobre ruta número 95, en cercanías al paraje Zaparinqui, a pocos kilómetros de Juan José Castelli. Allí, la lluvia, sumada a la poca visibilidad y los charcos de agua, fueron determinantes para que la camioneta -propiedad el jefe comunal- diera al menos tres vuelcos.

"Gracias a Dios sólo sufrimos los daños materiales de la camioneta, a nosotros nos salvó que veníamos los tres con el cinturón de seguridad, no se veía nada" dijo el Intendente en diálogo con Radio Ciudad. "Fueron segundos, aparentemente un charco hizo que nos deslizáramos por la banquina, una bajada profunda en donde comenzamos a girar pero ni nos movimos gracias al cinturón”, sostuvo.


COMPARTIR