La comunidad del Asentamiento Ávalos, Villa Río Negro, vivió anoche horas de intenso revuelo debido al enterarse de la supuesta violación de un niño de 7 años en manos de 4 ó 5 adolescentes, entre ellos un mayor de edad a quien se lo señala como el autor principal del hecho.

El abuso del menor, habría ocurrido dos o tres días atrás y recién ayer se dieron cuenta los padres, Zunny G. y Fernando A. (conocidos por todo Villa Río Negro por ser unos excelentes vecinos). Ante esto, el padre fue a pedir explicaciones y fue molido a palos por parte de las familias que, según señalan, no son conocidos precisamente por buenos vecinos.

Los vecinos no entendían por qué Fernando fue hasta ese lugar ubicado al fondo del asentamiento Ávalos. Y uno de ellos decidió intervenir a raíz de la paliza que estaba recibiendo por parte de los acusados, resguardándolo en su casa.

Inmediatamente, la comunidad tomó conocimiento del hecho y decidió actuar, llegándoles a la casa de los supuestos violadores, y se armó una verdadera batalla campal en medio de la noche a tal punto que tuvo que intervenir casi una docena de patrulleros.

Los hechos duraron hasta la madrugada de hoy. La comunidad arrasó con la casa de la familia de los supuestos autores del hecho, llevándose todo lo que había allí.

EL ABUSO

Según señalan, al niño lo habrían maniatado entre varios adolescentes de entre 11 y 16 años. Y habría sido un mayor de 18 años el autor del hecho. Un amiguito del nene abusado contó luego que habría una filmación con un celular, y que lo amenazaron para que no contara nada.

La madre del niño reveló que una vecina le habría contado lo que había escuchado, y ante ello decidió consultar a su hijo, quien finalmente soltó entre llantos lo que le había pasado. “Con razón iba mucho al baño y estaba como ido”, contó la mamá.

Ante esto, inmediatamente lo llevaron al hospital, pero no pudieron confirmar fehacientemente el abuso, ya que le habrían pedido que vuelva el lunes. Mientras la madre estaba en la comisaría haciendo la denuncia, el padre decidió actuar. Fue en ese momento en que la comunidad ubicada al noroeste de Villa Río Negro vivió una verdadera batalla contra la familia de los supuestos abusadores.


COMPARTIR