Veteranos de guerra: entre la lucha por sus derechos y el olvido del Estado

210

Visitó la redacción de Primera Línea un grupo de veteranos de guerra del Chaco que tiene como objetivo la “remalvinización” de la sociedad y para ello llevan adelante charlas en las escuelas, no solamente contando sus experiencias personales, sino también contextualizando todo lo referido a la guerra de Malvinas. Más allá de la loable labor que realizan, también aseguran que todavía siguen luchando por varios derechos y que aún el Estado debe brindarles un mejor servicio de asistencia de salud.

Según comentaron, pertenecían a Regimientos de Paso de los Libres, Monte Caseros y Curuzú Cuatiá, a pesar de que no se conocían, pero comenzaron a agruparse “para pelear por nuestros derechos” y allí “nos empezamos a conocer y a tener contacto”. “Cuando vinimos de allá vinimos con la provisión de no hablar de la guerra ni decir que éramos excombatientes, para poder conseguir un trabajo” recuerda Abel Saucedo.

Por su parte, Freddy Sánchez, de la Asociación de Veteranos de Guerra 2 de abril, lamentó que “Hubo muchos compañeros que quedaron en el camino, (a través del suicidio)”, porque debieron tomar medidas extremas. Sin embargo, “acá estamos para decirle al pueblos del Chaco y a los caídos, que acá estamos para el 2 de abril, volver a juntarnos y tener nuestros días”.

En tanto, Valentín Caballero asegura que ahora “tenemos que pelear por nuestros hijos, para que le quede todo a ellos”.

Sánchez insistió en que “queremos generar un pensamiento crítico a través del conocimiento y eso requiere preparación y el enfoque desde otro punto de vista. Eso es lo que uno pretende, uno se prepara para ir a dar charla en las escuelas y nos damos cuenta que lo únicos malvinizados en la provincia son nuestros hijos porque las políticas de Estado, o no alcanzan, o no están”.

En este aspecto, Abel remarcó que quieren volcar “las experiencias límites que hemos pasado en Malvinas y que están alojados en nuestro inconsciente y que en ningún libro está”, para poder dejar “grabado en la conciencia de los Argentinos, porque Malvinas nos comprende a todos, no solo los protagonistas”. Al respecto, fundamentó: “Nosotros fuimos una parte y estamos orgullosos de haber sido elegido por Dios y la patria y defender ese pedazo de tierra”, pero “queremos la conciencia de los alumnos que no vivieron esa época y ubicarlos con nuestros relatos en el pasado”.

Saucedo remarcó que todavía plantean que exista una política de estado en relación a la salud, acorde a la circunstancia, porque “cada semana está muriendo un excombatiente de Malvinas. Para nosotros es un alerta”.

En efecto, todas las secuelas que “están alojadas en el inconsciente” deben ser tratadas por profesionales porque “no se sabe cuándo van a reflotar y con eso lidiamos día a día con nuestros familiares”. “Necesitamos que profesionales puedan asistir a nuestros compañeros, de manera de que no tomen las determinaciones de quitarse la vida. Eso es lo que me preocupa porque cada semana yo tengo que ir a entregar la bandera a nombre del gobierno del Chaco y llamar a la Policía para que le rindan honores. Pero no solo termina ahí, sino que queda la familia, porque queda desprotegida”. Según dio a conocer, en lo que va del año, se suicidaron 20 excombatientes chaqueños.

Incluso, relató que con el conflicto bélico, “hemos contribuido en algo, sin darnos cuenta”, que fue la vuelta de la democracia, la cual hoy permite “a todos los jóvenes discernir, deliberar ideas superadoras para seguir creciendo como Nación”.

Acerca de lo que sucede luego de las fechas en las que se les rinde honores, Sánchez aseguró que a las 00 horas del 3 de abril, “desaparece el tema Malvinas de todo lugar”. Por eso “la implementación de este hermoso museo Malvinas que tenemos en la asociación 2 de abril. Por eso los veteranos piden, van a las escuelas todo el año. Malvinas debería estar presente en todo el año”.

Y solicitó también contar con un acompañamiento técnico y pedagógico para el veterano de guerra que quiera dar charlas. “La política de Estado dice que tenes que ponerle un profesor de historia, geografía, ciencias sociales, que aprenda a expresarse y que pueda dar una charla para generar el pensamiento crítico del cual estábamos hablando”, sentenció.

Según afirman, cuando concurren a los actos del 2 de abril, “lo hacemos en homenaje a nuestros caídos porque realmente es una gratitud que pudimos volver y esa es la pregunta que muchos se hacen. Y yo a través del tiempo aprendí a dar gracias a dios porque me trajo y era un error decir porqué volví yo, por qué no me quedé allá”.