Natalia Vargas, de 28 años, volaba en parapente a 120 metros de altura en Tucumán. La experiencia terminó en tragedia ya que, por razones que todavía se intentan determinar, la joven cayó y murió .

La mujer fue intensamente buscada este viernes en el cerro San Javier y finalmente su cuerpo fue encontrado a 200 metros de distancia de la pista de despegue.

Las primeras versiones difundidas por los medios locales indicaban que la joven sufrió un ataque de pánico mientras volaba en el parapente. Sin embargo, más tarde familiares y allegados rechazaron esa posibilidad y también negaron que se haya tratado de un suicidio: "Ella amaba la vida y es imposible que haya tomado la decisión de soltarse. Tampoco creemos que haya sido un ataque de pánico", dijo Ana Corres, una amiga íntima de Vargas.

Además, su amiga aseguró que la joven fallecida "ya había volado en parapente otras veces".

El periodista tucumano José Inesta explicó en TN que "no hay registros de que alguna vez haya pasado una cosa como esta, porque los parapentes tienen diferentes arneses de seguridad. No se explica cómo se soltaron todos".

Por otro lado, señaló que la Justicia provincial ya pidió que se secuestren las cámaras que suelen usarse para grabar la experiencia del vuelo. "Esa cámara va a ser fundamental, ya sea la del instructor o de ella misma".

Este sábado se realizarán rastrillajes en la zona del cerro donde cayó el cuerpo en busca de alguna pista que ayude a determinar qué fue lo que ocurrió.

Vargas era médica y realizaba la residencia de su carrera en Alemania, pero había regresado a Tucumán para pasar las Fiestas, agregó La Gaceta.

Hubo problemas de seguridad

Un video en el que se ve a Natalia Vargas en los minutos previos a su muerte puede ser la clave para que la justicia de Tucumán logre determinar qué le sucedió a la médica.

La grabación, que fue difundida por la familia de la joven fallecida y grabada por amigos de ella, muestra el despegue de Natalia y los primeros segundos en los que vuela e inicia el descenso.

En las imágenes Vargas no llevaba puesta la "pernera", un elemento que sostiene al segundo pasajero en la silla del parapente. El padre de Natalia, Juan José Vargas, aseguró que los amigos de sus hijas notaron que "iba rara, no con las dos piernas recogidas, sino colgadas".

En la noche de este lunes, el Club de Vuelo Libre Los Caranchos, la empresa que promociona la actividad y a la que Natalia acudió para realizar parapente, emitió un comunicado en el que aseguró que "la pasajera despegó sin las perneras colocadas" por motivos que se desconocen.

"Desde el Club estamos recolectando y analizando fotos y videos, conversando con personas que estuvieron presentes en el momento del accidente y esperamos contar, a la brevedad posible, con el relato del piloto, quien aún no pudo realizarlo por la profunda crisis en que se encuentra", explicó la empresa en el comunicado que publicó en sus redes sociales.

“La primera vez en 25 años”

La empresa informó que "es la primera vez en 25 años de actividad que sufrimos un accidente grave en vuelos biplazas, y es de nuestro interés llegar a las razones que desencadenaron tan triste final". Además, indicó que Ariel Salazar, el instructor que acompañaba a Natalia, está sumido "en una crisis de la que no puede salir".

Poco después de la muerte de Natalia, que fue encontrada en el cerro San Javier a 200 metros de distancia del lugar en que despegó, Salazar declaró ante la Policía que la joven había sufrido un ataque de pánico, motivo por el que presionó un botón que provocó el desprendimiento de su asiento y la caída al vacío.

La Justicia de Tucumán intenta determinar qué fue lo que sucedió para que la médica cayera al precipicio en el medio del vuelo. El video y la declaración de los testigos sumarán mayores precisiones a la investigación. Un grupo de peritos analizará las cámaras y celulares que fueron secuestrados en las últimas horas de la empresa.

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry