Mariam Benzain, de 32 años decapitó a su bebé, Elias Biad, de cinco meses, después de que su esposo dejara la casa familiar en Preston Road, al noroeste de Londres, para ir a trabajar. Fue el 22 de julio de 2020 y ahora se enfrenta a juicio. ¿Su razón para la atrocidad? Órdenes de Alá.

El padre del bebé se apresuró a volver a casa - trabaja de barrendero en el Ayuntamiento de Westminster-. Había notado que estaba rara desde el parto y se temió lo peor.

La imagen que encontró en su casa cumplía sus peores pesadillas. Lo encontró sin vida y tirado en un charco de sangre. La mujer ha dicho al tribunal que escuchaba voces que le decían que tenía que matar a su hijo para ir al cielo y estar con el profeta Mahoma.

Los psiquiatras que la evaluaron después de la tragedia la consideraron "legalmente loca". Ahora el jurado deberá confirmarlo, o decidir si tiene una 'responsabilidad disminuida', lo que significa que sufriría un defecto mental pero sería parcialmente responsable del asesinato.

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry