La madre de una joven iraní que murió tras sumarse a las protestas por el fallecimiento de Mahsa Amini bajo custodia de la policía de la moral responsabilizó a las autoridades de la muerte de su hija, en un video enviado este jueves a un medio opositor con sede en el extranjero.

La denuncia de Nasrin Shahkarami, madre de Nika, se produce un día después de que autoridades judiciales de Irán negaran cualquier vínculo entre el fallecimiento de la joven y las manifestaciones, luego de que circulara en redes sociales que había sido asesinada por las fuerzas de seguridad.

Shahkarami también acusó a las autoridades de haberla amenazado con hacer una confesión forzada sobre la muerte de Nika, de 16 años, que desapareció el 20 de septiembre tras haberse sumado a una manifestación en rechazo al código islámico de vestimenta en Teherán, informó la agencia de noticias AFP.

Por su parte, la tía de Nika, Atash Shahkarami, explicó en televisión que la joven se habría caído de un edificio de varios pisos.

Sin embargo, la madre de Nika afirmó que las autoridades "la obligaron a hacer esas declaraciones", en un video publicado este jueves por Radio Farda, una estación iraní creada por Estados Unidos y con sede central en Praga.

"Mi hija fue asesinada en las manifestaciones el mismo día en que desapareció", denunció y agregó que se respaldó en un informe forense.

"Yo misma vi su cuerpo. Tenía un fuerte golpe en la nuca y su cráneo estaba hundido. Así fue asesinada", manifestó, y acusó a las autoridades de forzarla a ella y a su familia a atenerse a la versión oficial

El grupo Iran Human Rights (IHR), basado en Oslo, afirmó que considera a la República Islámica responsable de la muerte de Nika Shahkarami.

En tanto, Estados Unidos impuso este jueves sanciones económicas a siete altos funcionarios iraníes por su papel en la represión violenta de los manifestantes después de la muerte de Amini.

Las sanciones se dirigieron al ministro del Interior, Ahmad Vahidi; al ministro de Telecomunicaciones, Issa Zarepour; y a cinco altos funcionarios de seguridad "por el cierre del acceso a Internet de Irán y la continua violencia contra los manifestantes pacíficos", informó el Departamento del Tesoro de Estados Unidos.

Una ola de protestas sacude a Irán desde la muerte, el 16 de septiembre, de Amini, una joven kurda de 22 años, tras haber sido detenida por la policía de la moral de Teherán por incumplir el estricto código de vestimenta que obliga a las mujeres a cubrirse la cabeza y el pecho con un velo.

IHR elevó el martes pasado a por lo menos 154 la cantidad de muertos en el contexto de las protestas, mientras medios estatales iraníes difundieron un balance de 60 fallecidos, incluyendo a 12 agentes de seguridad.

HRW compiló los nombres de 47 personas que grupos de derechos humanos o medios de comunicación creíbles documentaron como asesinados, la mayoría por balas., entre ellos al menos nueve menores, dos de ellos niñas, y seis mujeres.


COMPARTIR