Una mamá fue encontrada culpable de matar de hambre a su hijo de 18 meses tras someterlo a una dieta donde solo podía comer frutas y vegetales crudos.

Ocurrió en Florida, Estados Unidos. Sheila O'Leary, de 35 años, fue encontrada culpable de seis cargo: asesinato en primer grado, abuso infantil agravado, homicidio agravado, abuso infantil y dos cargos de negligencia infantil.

El pequeño solo consumía frutas y verduras crudas, en su mayoría mangos, rambutanes, plátanos y aguacates. El padre de familia también fue detenido y según manifestaron brindaban esa dieta a sus hijos porque eran veganos.

"Ese niño no comía. Lo mataron de hambre durante 18 meses. Fue una acción pensada y planificada, ella sabía lo que tenía que hacer", dijo Francine Donnorummo, jefa de la Unidad de Víctimas Especiales de la Oficina del Fiscal durante los alegatos.

De acuerdo con la Policía de Cape Coral, desde el principio de la investigación era evidente que el bebé fue víctima de la negligencia de sus padres, ya que con un año y medio pesaba poco más de 7 kilogramos, el peso aproximado de un niño de siete meses.


COMPARTIR