Hay un hecho que es inevitable: las redes sociales llegaron para quedarse. Aunque Facebook ya parezca la plataforma de los adultos, y TikTok solo de los más jóvenes, este tipo de aplicaciones van a seguir existiendo a pesar de sus ventajas y desventajas. Lo más probable es que comiencen a mutar con el paso del tiempo, pero es difícil pensar en que desaparezcan definitivamente.

Los jóvenes son los más apegados a ellas, pero también los que más hay que cuidar. Los adolescentes viven en una edad donde son muy influenciables por sus pares. En la era de la tecnología, las redes sociales actúan mucho sobre ellos, tanto para bien como para mal. Por eso Fernanda Rocha Kanner, una médica de Brasil, eliminó las cuentas de Instagram y de TikTok de su hija de 14 años.

Lo que generó revuelo es que la adolescente, llamada Nina Ríos, tenía 1.7 millones de seguidores. Para poder controlar los comentarios, su madre dio una explicación a la “Pandilla de adolescentes” como llamó a los amigos y seguidores de su hija, quienes comenzaron a preguntarse qué había sucedido con el perfil de la chica.

Fernanda Rocha y su hija, Nina Ríos. (Foto: Instagram/ ferochakanner).

“Decidí eliminar su cuenta de Tiktok Instagram. Aburrida, lo sé, pero nuestro papel como madre no es ser tu amiguita y eso solo lo entenderás en retrospectiva. Charla de la tía” comenzó diciendo Fernanda. Y explicó: “El cariño que le tienes es de lo más lindo pero no creo que sea saludable para un adulto y menos para un adolescente basar las referencias de autoconocimiento en la retroalimentación virtual”.

Como Nina ya tenía tantos seguidores en ambas redes, estaba siendo muy influenciada a través de ellas. “Esto es ilusión y la ilusión pone una maldita niebla en el camino de encontrarte a ti mismo. Entre sus medios había casi 2 millones de seguidores, decenas de clubes de fans, todos muy dulces pero también dañinos para cualquier adolescente en proceso de descubrimiento y búsqueda de la individualidad” comentó la madre.

Fernanda Rocha y sus tres hijos. (Foto: Instagram/ ferochakanner).

Además, explicó sus razones con paciencia en un extenso texto: “No quiero que crezca creyendo que es este personaje. No quiero que haga publicidad de ropa de poliéster inflamable fabricada en China. No quiero que mi brillante hija haga sus bailes diarios como un babuino entrenado. Creo que es divertido ... y mega insuficiente. Triste generación en la que esto justifica la fama”.

Probablemente refiriéndose a TikTok, la médica brasilera continuó: “Nacemos con varios dones que nos hacen únicos, pero cuando copiamos y pegamos el rebaño, se diluyen en el proceso y crecemos siendo uno más entre la multitud. No quiero que se emocione por las galletas (¿entonces habla?) Y los cumplidos. Incluso si se siente afectado por las críticas de alguien que no conoce. Las opiniones son solo reflejos de quién está ofreciendo y no quién está recibiendo. Crees que soy hermosa porque eres hermosa o eres feliz. Crees que soy feo porque eres feo o has tenido un mal día. No tengo nada que ver con eso”.

Fernanda Rocha Kanner dejó un mensaje de amor para su pequeña, aclarando que todo lo que lo hace por su bien: “Su fan número uno soy yo y seguirá apareciendo por aquí si quiere. Cuando tenga contenido interesante para compartir, podrá volver a tener una cuenta”. Finalmente, habló de los planes a futuro de la niña, para sus seguidores más preguntones: “Según los planes, irá a Suiza junto con su hermano mayor en el segundo semestre para continuar sus estudios allí. Paracaidismo, estudio de biología en el bosque, salvar algunas vacas en los Alpes. 🤷🏻‍♀️ La vida solo es buena cuando estás feliz sin conexión primero”.


COMPARTIR