Luego de que la inflación de julio trepara al 7,4% durante el mes de julio, se conoció que, en ese mismo período, la canasta básica total superó los 111 mil pesos.

Según el INDEC, una familia tipo integrada por dos adultos y dos menores, ese grupo necesitó 111.297 pesos para no ser pobre.

Esto representa un aumento del 6.8% en comparación al mes anterior.

En tanto, la línea de indigencia se trazó sobre los 49.466 pesos, lo que se necesita para cubrir la demanda mínima de alimentos.

A su vez, una persona necesitó 36.019 pesos para cubrir la canasta básica total mientras que la línea de indigencia se posicionó sobre los 16.008 pesos mensuales en julio.


COMPARTIR