El caso de la joven madre volvió a rememorarse en las redes sociales.
El caso de la joven madre volvió a rememorarse en las redes sociales.

En medio del debate por la despenalización del aborto, una tuitera recordó el rol de un sector de la Iglesia cuando discriminó a una joven que iba a ser madre y quería seguir estudiando.

En abril de 2000, el siglo XXI recién comenzaba pero aún algunos pensamientos de la Edad Media seguían vigentes en las instituciones educativas. María Fernanda Alloi tenía 17 años y como toda chica formoseña de su edad soñaba con terminar 5º año y celebrarlo con una gran fiesta. No iría a San Carlos de Bariloche por una razón de fuerza mayor: cuando sus compañeras viajaban estaría dando a luz a su primera hija a la que llamó Martina.

Tenía un novio, Juan, que estudiaba en la Universidad de Buenos Aires y tras la noticia inesperada planearon una vida juntos. Para concretarla debían terminar sus carreras. Él en la facultad porteña y ella en el Instituto Santa Isabel de su ciudad con todas sus amigas. El proyecto se vio inesperadamente frustrado.

Es que las autoridades de la escuela a la que concurría la joven madre no la matricularon por su estado. Sus padres José Luis Alloi y Viviana Mastropaolo llegaron hasta el obispo formoseño para que le permitieran a ella cumplir su sueño de egresar con sus pares de toda la vida. Al final, Fernanda pudo entrar al colegio y hasta hubo una Ley (la 25,584) que impide que haya un nuevo caso como el de ella.

A 17 años del hecho, la noticia se viralizó en Twitter por una testigo en directo de la situación. Se trata de una tuitera llamada Flor @formosenia que contó con sus palabras lo vivido.

Mamita la hipocresía de los colegios católicos. Fui a uno de monjas y sólo mujeres desde jardín hasta 5to año. En mis años de secundario vi pasar a tantas chicas que quedaban embarazadas y si decidían tenerlo tenían que irse. Porque coger antes del matrimonio y bla bla. Si abortabas y casi nadie se enteraba podías quedarte porque miraban para otro lado y aquí no ha pasado nada siga siga. Molestaba la panza. Les importaba un pito la adolescente transitando esa situación. Pro vida las pelotas.

Después de algunos años que egresé tuvimos el caso de una piba que quedó embarazada, quería tenerlo y no aceptó la invitación a irse. Estaba en el ultimo año y quería terminar el secundario con sus compañeras de toda la vida. Fue a la justicia y a los medios.

Hubo hasta un 'abrazo' simbólico al colegio de padres y madres que no querían que siguiera en el colegio. Asco. Fue tal la presión que se ejerció, el caso llegó a los medios nacionales, recuerdo a María Laura Santillán desde el noticiero hablando del caso de María Fernanda.

Presentaron un recurso de amparo y hasta el Obispo de Formosa tuvo que salir a presionar para que la dejaran asistir. Llegaron a cerrarlo 3 días para que no ingrese! Al final la justicia dictaminó a favor de Fernanda y un día volvió y pudo terminar 5to año con todas sus amigas.

Lo increíble es que una de las que respondió es Martina Alloi. ¿Quién sería? Una protagonista central: la hija de Fernanda que nació hace casi 18 años. Hola soy la bebe detrás de todo eso, y despues de 17 años todavía no aceptan a ninguna alumna de apellido Alloi en ese cole ?

Lo curioso, y lamentable, es que en esa escuela católica aún no permiten matricular a alguien con ese apellido. A casi 20 años, pareciera que a ese establecimiento no llegaron todos los avances de esta época como Internet y las redes sociales sino que siguen arcaicos y vetustos como si fueran un antiguo telégrafo.

Fuente: Minuto1


COMPARTIR