En el hospital Perrando los heridos no paraban de llegar desde la madrugada del 25 y pasadas las 8 de la mañana. Los médicos, sin embargo, celebraron que no hubo ningún lastimado por pirotecnia, pero lamentaron que más del 90 por ciento de los pacientes fueron por accidentes de tránsito.

Desde anoche, cerca de 30 personas entraron por la guardia heridos en siniestros de motos y con alcohol en la sangre. El más perjudicado es un hombre proveniente de General San Martín, que se accidentó y como consecuencia sufrió traumatismo de cráneo grave, se encuentra con  respiración asistida e ingresará a cirugía neuroquirúrgica.

También se observó a una menor a quien le partieron un botellazo en la cabeza afuera de un boliche ubicado por calle Sarmiento, debido a una pelea que se produjo, pero cuyos familiares luego decidieron retirarla a un sanatorio privado.

En el hospital Pediátrico, mientras tanto, el saldo fue de 15 chicos lastimados por pirotecnia pero con heridas leves, sin criterio de internación. Este año, sin embargo, 5 chicos fueron mordidos por perros que se alteraron por los estruendos luego de la medianoche.

Desde la guardia del Pediátrico, lamentaron que hay dos niños que sí se encuentran internados. Uno de 12 años, a quien le explotó una botella en la mano por manipular pirotecnia y uno de 5 años que padece un traumatismo ocular perforante y peligra su visión. Lo más probable es que ingrese a quirófano para someterse a una operación, luego de que sea observado por oftalmología.

 


COMPARTIR