Un ejemplo: Damián llegó a pesar 177 kilos, hoy inspira a otros como instructor de Zumba

1950

El instructor de Zumba Fitness, Damián Andrés Benítez, visitó la redacción de Primera Línea para hablar acerca de esta disciplina que hoy es una de las más practicadas en todo el país y alrededor del mundo. Nos contó en qué consiste la misma, cuál es la dinámica de las clases, mencionó los beneficios de incluirla en la rutina diaria y también nos abrió su corazón para contarnos su historia.

Damián no tuvo una vida fácil y tuvo que poner lo mejor de sí para alcanzar la plenitud de la que ahora goza. Desde los 8 años y hasta el 2014 padeció el sobrepeso: llegó a pesar 177 kilos y casi murió de un coma diabético a causa de su elevado sobrepeso.

Según relató, tras estar 15 días en terapia intensiva, su cabeza hizo “click” y, aconsejado por su hermana, en 2014 comenzó a practicar Zumba Fitness, lo cual le cambió la vida. “Me dejé estar. Yo no vivía, sobrevivía. Dejaba pasar el tiempo y no disfrutaba la vida. Mi hermana me hizo conocer Zumba y fui a ver de qué se trataba. Había bajado 30 kilos y dejé de bajar porque necesitaba una actividad física para seguir adelgazando”, contó al recordar cómo se encontraba en el momento en que comenzó a practicar la disciplina.

A fuerza de una alimentación equilibrada y ejercicio diario, logró una sorprendente transformación no sólo física (como puede observarse en las imágenes) sino también emocional y espiritual. Pasó de ser una persona sombría que vivía sus días triste y recluido en su hogar, a ser una persona emprendedora, en constante movimiento y amante de la vida.

En el 2016, movido por una fuerte necesidad interna de ayudar a otros que estén atravesando una situación similar a la suya, decidió capacitarse y logró acreditarse oficialmente como instructor de Zumba Fitness. A partir de allí, comenzó a dar sus clases y en el desarrollo de las mismas se dedicó a motivar a las personas a que puedan animarse a practicar Zumba sin temor a caer en el ridículo y, de ese modo, cambiar su realidad y alcanzar una excelente calidad de vida.

Zumba es una fiesta

Al momento de definir a la disciplina, Damián expresó: “Zumba es fiesta, si bien está marcada como una actividad física fitness, se baila sin necesidad de saber técnicas de baile. La idea es que el alumno se divierta y se deje llevar por la música. Nosotros somos simples guías y armamos pasos básicos que cualquier persona puede hacer”.

Zumba se basa en cuatro ritmos principales: cumbia, merengue, salsa y reggaetón. Lo pueden practicar todas las personas sin distinción de sexo, edad, ni condición, lo cual para Damián Benítez es el principal motivo por el cual en la actualidad goza de gran éxito. Quienes la practican aseguran que las clases propician un clima de mucha diversión, lo que les permite desconectarse de la rutina y liberarse del estrés que generan las obligaciones y los problemas que pudieran surgir a diario.

No hay competencia

Según explicó Benítez, “no se siente la competencia entre los alumnos porque la idea es que el grupo se mantenga unido y se divierta, eso es lo que más le atrae a las personas”. Y agregó: “Nuestro lema es que el alumno venga una hora a divertirse, buscamos esa alianza y unión con ellos e implementamos distintas metodologías para que se liberen. No buscamos que el instructor sea la estrella sino el alumno. Nosotros sólo los guiamos, no vamos a hacer un show”.

Clases: días, lugares y horarios

El instructor de Zumba, Damián Benítez desarrolla sus clases en dos lugares:

– Training Center, ubicado en Asunción Nº 525 (Italia al 1400) los días lunes, miércoles y viernes de 18 y 20 horas. Los días sábados en tanto, se realiza una combinación de zumba más funcional.

– Impacto Gym, ubicado en avenida Urquiza y Edison Planta Alta, de lunes a viernes a las 15 horas.

Los interesados en contactarse con el instructor, lo pueden hacer vía Facebook, escribiendo a Damián Andrés Zumba o Zin Damián (Fan Page). También pueden llamar al siguiente número telefónico: 3264- 507626.

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry