En Sáenz Peña, dos hombres fueron detenidos durante el allanamiento a sus domicilios en los que secuestraron elementos que serán analizados por peritos. Están acusados de estafar a un comerciante en el cobro de servicio de Internet. La maniobra lo habría perjudicado en unos 9 millones de pesos. El delito se puso al descubierto mediante una auditoría interna.

Fuentes policiales dijeron ayer que el viernes 4 de diciembre, concurrió a la sede de la División de Investigación de Delitos Complejos de Sáenz Peña, un comerciante, de 52 años, titular de una empresa unipersonal registrada a su nombre y que gira bajo el nombre de Airnet, ubicada en Belgrano 692 de Sáenz Peña.

El dueño, a su vez, es socio gerente de la empresa “Informática y conectividad S.R.l”, que posee mismo domicilio laboral.

El propietario de Airnet pidió el martes 8, al gerente técnico que realice una auditoría interna de los sistemas que utilizan en la firma para la cobranza de la prestación de servicio de internet y que haga un entrecruzamiento de datos entre facturación y cierre de cajas.

Ese trabajo detectó un faltante de dinero y al hacer el entrecruzamiento de datos hacia atrás en el tiempo el faltante de dinero se registró desde octubre de 2019 a la fecha, en forma sistemática y constante.

Se comprobó a través de  la auditoria, que los señores  M.R. U. domiciliado en el barrio San Martín, que desempeña tareas como auxiliar, contratado en la empresa unipersonal y  S.B. del barrio Ginés Benítez, que se desempeña como auxiliar, contratado en la sociedad informática y conectividad S.R.L, fueron los autores materiales del faltante del dinero.

Se mostró que las maniobras fraudulentas, en el lapso de un año, habrían desviado aproximadamente $9.000.000 que corresponde a sumas pagadas por usuarios.

Los agentes de la División Investigaciones, con los datos aportados por el damnificado, se abocó al caso. Con orden judicial del Juzgado de Garantías de Sáenz Peña, en presencia de ayudantes fiscales y personal del Gabinete Científico del Poder Judicial, realizaron  allanamientos simultáneos  en los domicilios de los acusados.

En la vivienda de U.M.R., se secuestraron 5 tarjetas de memoria de diferentes capacidades; 2 pendrives, uno sin marca, otro marca Sandisk de 32Gb; 124 documentaciones entre ellas tickets, comprobantes de pago, facturas, remitos y recibos; un talonario marca Gavlilón, con 40 fojas; dos teléfonos celulares pantalla táctil y una computadora Toshiba negra. Además, se incautó la suma de $364.700; 9 dólares y 434  reales.

En el otro inmueble de propiedad de S.B., se secuestraron 5 teléfonos celulares, pantalla táctil; un pendrive Sansdisk de 8Gb; 2 Notebook, un disco rígido de 500 GB y una CPU  Sentay  negra.

En las diligencias judiciales cada uno se hallaba con sus respectivos abogados. El magistrado que interviene en la causa dispuso la detención de los involucrados.

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry