Un Boeing 787 de la compañía British Airways debió abortar su maniobra de aterrizaje en el aeropuerto de Heathrow, Londres, tras rebotar contra la pista fruto del feroz temporal de vientos que azotan a la capital inglesa.

La aeronave debió levantar vuelo nuevamente y repetir la maniobra minutos más tardes.

Las impactantes imágenes rápidamente dieron la vuelta al mundo.