La empresa estatal energética de Ucrania, Energoatom, acusó al Ejército ruso de detener al director de la planta nuclear de Zaporiyia, Ihor Murashov, y exigió su inmediata puesta en libertad.

El director de Energoatom, Petro Kotin, denunció que Mursahov fue interceptado este viernes por una patrulla del Ejército ruso mientras se dirigía a la planta en su vehículo particular y fue llevado a un lugar desconocido.

"El automóvil fue interceptado, (Murashov) fue detenido por la fuerza, le vendaron los ojos y actualmente, no hay información sobre su paradero ni sobre su destino", explicó el directivo en un mensaje en Telegram.

Kotin afirmó que Murashov "tiene la responsabilidad principal y exclusiva de la seguridad nuclear y radiológica" de la planta de Zaporiyia y subrayó que "su detención supone una amenaza para el funcionamiento de la mayor central de Europa".

"Exijo que los militares rusos que controlan la central nuclear y los empleados de (la operadora rusa) Rosatom, que también están ilegalmente en nuestra instalación, detengan los actos de terrorismo contra la dirección y el personal de la central, liberen inmediatamente al jefe de la central y lo devuelvan a sus deberes oficiales", apuntó el responsable ucraniano, en declaraciones que reproduce la agencia de noticias Europa Press.

Mosc y Kiev se culpan mutuamente de los ataques que sufri la central nuclear
Mosc y Kiev se culpan mutuamente de los ataques que sufri la central nuclear

La planta de Zaporiyiya, situada en el sur de Ucrania, fue bombardeada varias veces en los últimos dos meses, y Moscú y Kiev se culpan mutuamente de los ataques.

El Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) estableció una misión con presencia permanente en el lugar para controlar la seguridad y exigió que se establezca una zona desmilitarizada para evitar ofensivas directas.

Esa agencia nuclear de la ONU, encabezada por el argentino Rafael Grossi, informó este viernes sobre la explosión de una mina terrestre que dañó un cable de alimentación de bajo voltaje de la central.

En ese sentido, Grossi reiteró su "profunda preocupación" por la repetición de este tipo de explosiones cerca de la mayor central nuclear de Europa.


COMPARTIR