El presidente estadounidense Donald Trump se burló este martes de la baja audiencia en televisión registrada el último domingo por la ceremonia de entrega de los Premios Oscar, acrecentando la tirantez entre Hollywood y la Casa Blanca.

Con 25,6 millones de telespectadores en el país, la última gala de los tradicionales premios de la industria cinematográfica resultó la de menor seguimiento de la historia.

“Los Oscar con menor audiencia de la HISTORIA. El problema es que ya no tenemos estrellas, excepto por vuestro presidente (es broma, por supuesto)”, tuiteó el mandatario.

Trump protagonizó en los últimos meses varios desencuentros con varias estrellas de Hollywood, muchas de las cuales acusaron al mandatario de ser un racista y un misógino.

La audiencia en Estados Unidos de la 90 edición de los Premios Oscar, que se celebró el domingo en Los Ángeles, cayó un 19% con respecto al año pasado.

The Hollywood Reporter dijo que es la primera vez que la gala televisada de los Oscar, que duró cerca de cuatro horas, congrega a menos de 30 millones de personas en Estados Unidos.


COMPARTIR