El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, defendió de nuevo ayer que los profesores deben ir armados en las escuelas para proteger a los alumnos de incidentes como el tiroteo ocurrido en Florida la pasada semana, el cual se saldó con 17 muertos.

“Los educadores armados (y las personas de confianza que trabajan en una escuela) aman a nuestros alumnos y los protegerán. Gente muy inteligente”, dijo el mandatario a través de su cuenta de Twitter.

“Deben ser expertos en armas de fuego y tener entrenamiento anual. Deben obtener una bonificación anual. Los tiroteos no volverán a suceder, un elemento de disuasión grande y muy barato. Responsabilidad de los Estados”, aseveró el multimillonario.

El debate sobre la tenencia y control de armas de fuego en Estados Unidos se ha reabierto fuertemente tras la masacre ocurrida en un centro de educación secundaria en Parkland, en el sur de Florida, cuando un joven abrió fuego en las instalaciones educativas.

El autor, identificado como Nikolas Cruz, de 19 años, obtuvo de forma legal su rifle de asalto, que modificó para convertirlo en un arma semiautomática.

La idea de armar a los profesores tiene la aprobación de la Asociación Nacional del Rifle (NRA), pero también ha generado rechazo de grupos que abogan por un mayor control de armas y de la principal agrupación política de educadores de EE.UU., la Asociación Nacional de Educación (NEA), que opina que los maestros “deben centrarse en enseñar”.

Asimismo, se ha generado un movimiento estudiantil para defender la tranquilidad y la paz en las escuelas, libres de armas, quienes alegan que es necesario aumentar las regulaciones y el acceso a las armas de fuego.

En tanto, la NRA y ahora el estado de Florida se toparon con un creciente rechazo violento luego de que varias compañías cortaron lazos con la industria armamentista después de la masacre escolar más reciente y los estudiantes sobrevivientes pidieron boicotear el turismo en su estado natal hasta que se promulguen medidas de control de armas.

Las últimas compañías en cortar lazos con la NRA fueron Delta y United Airlines, la primera y tercera compañías aéreas más grandes de Estados Unidos por ingresos, respectivamente. Ambas aerolíneas dijeron ayer que ya no ofrecerán descuento en sus tarifas a los miembros de la NRA cuando asistan a sus reuniones anuales. Ambas le pidieron a la organización estadounidense que defiende los derechos de compra y tenencia de armas que elimine cualquier referencia a sus compañías del sitio web de la NRA. Un número creciente de grandes empresas han anunciado que están cortando o reduciendo sus lazos con la NRA. La empresa de coches de alquiler Hertz ya no ofrecerá descuentos a los miembros de la NRA y el First National Bank of Omaha dijo que no renovará una tarjeta de crédito de marca compartida que tiene con la NRA. La compañía de seguros MetLife Inc. suspendió el viernes su programa de descuentos con la NRA.