Los 950 militares que el viernes pasado ocuparon Rocinha, la mayor favela de Río de Janeiro, regresarán a sus cuarteles mañana luego de que finalizaran los enfrentamientos armados que dejaron al menos tres muertos y 24 detenidos, anunció hoy una fuente oficial.
“En este momento Rocinha está estabilizada y eso fue alcanzado sin ninguna bala perdida, sin ningún niño o miembro de la comunidad herido o muerto; entonces, ya no es necesaria la presencia de esos cerca de 1.000 soldados”, afirmó el ministro de Defensa de Brasil, Raúl Jungmann.
“Terminaremos mañana una operación de seis días; en este momento no es necesaria la presencia de las Fuerzas Armadas; hay muchas otras comunidades en las que podemos actuar”, agregó el funcionario en declaraciones a TV Globo citadas por la agencia de noticias EFE.
Los tiroteos en Rocinha comenzaron el domingo 17, a raíz de un enfrentamiento entre dos bandas criminales, y fueron intensificándose con el correr de los días.
Luego de que la Policía no pudiera restablecer el orden, el gobierno del presidente Michel Temer resolvió el viernes 22 apostar allí a 950 militares.
El domingo 24, Jungmann aseguró que ya había “una estabilización” en la favela en la que viven más de 70.000 personas.
Ese mismo día, un comunicado de la Secretaría de Seguridad de Río de Janeiro informó que tres personas habían muerto y los uniformados se habían incautado de 23 fusiles de guerra, granadas, bombas caseras, cargadores y miles de municiones.
Jungmann advirtió entonces que, por orden de Temer, los efectivos militares permanecerán en Río de Janeiro hasta diciembre de 2018, sin precisar hasta cuándo estarían en Rocinha.
Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry