Trabajadoras y trabajadores del Instituto de Cultura del Chaco mantuvieron este lunes una vigilia en la sede central de Arturo Illia 245, a la espera de que el presidente del organismo, Marcelo Gustin, firme la resolución que autorice un aumento acordado para el personal precarizado del organismo.

La medida se da en el marco del paro por casi 50 días consecutivos que la Asociación Trabajadores del Estado (ATE Chaco) lleva adelante en Cultura por una serie de reclamos de vieja data. Uno de esos puntos es el aumento en los montos que perciben los trabajadores y trabajadoras precarizadas, con ingresos que apenas superan los 10 mil pesos, muy por debajo de la línea de la pobreza.

En el contexto del conflicto gremial, que fue llamado a conciliación obligatoria en dos oportunidades, las autoridades del organismo habían propuesto un aumento, que luego fue expresado en una resolución interna, pero más tarde no se le dio la vía administrativa. Es así que desde septiembre los trabajadores siguen aguardando sólo una orden del presidente del organismo, que podría servir para destrabar el conflicto.

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry