Esta madrugada concluyeron los controles de tránsito que se realizan todos los fines de semana por parte de la Municipalidad en el centro de Resistencia con un total de 23 motos y 15 autos secuestrados, todos debido a que sus conductores manejaban con un grado de alcohol no permitido y por falta de documentación.

En la intersección de Vedia y Salta, un joven se negaba a entregar su auto, (un Citroën blanco), y hasta pretendió que su hermano se haga cargo como conductor designado, medida que ya no está vigente, por lo que el vehículo fue a parar directo al corralón municipal, no antes demorarse hasta casi las 8 de la mañana por las discusiones que mantenía con los municipales. De hecho tuvo que intervenir personal policial motorizado aunque todo no pasó más allá de un intercambio de palabras.

Es que el hombre aseguraba que le habían roto una parte del auto al querer llevárselo por la fuerza y que en ningún momento se había negado a colaborar.

Según Patricia Alfonso, encargada del operativo de tránsito, el hombre y propietario no quería entregar el vehículo y tampoco quería entrar en razón. Tenía 1,41 de alcohol, cuando el permitido es 0, 50 para autos y 0, 25 para motos y “al estar en ese estado es difícil hacerle entender a una persona”.

Según Alfonso, se realizó otro operativo en calle Frondizi y Ameghino, donde hubo 13 motos y 15 vehículos secuestrados, todos por alcoholemia.

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry