Cuatro juveniles enfermos con paperas obligaron al departamento médico de Boca a profundizar los cuidados internos, para evitar que algún jugador del plantel profesional se vea afectado, a una semana de la revancha de la final de la Copa Libertadores contra River.

Se trata de cuatro futbolistas de las divisiones menores que viven en la pensión, donde duermen también el defensor Leonardo Balerdi y el mediocampista Gonzalo Lamardo, que forman parte del plantel que lidera Guillermo Barros Schelotto.

Si bien no presenta síntomas de ningún tipo, Balerdi convive con varios de los chicos en la pensión, donde desayunan, almuerzan, meriendan y cenan, además de pasar mucho tiempo compartido.

Según trascendió, hay otros diez jugadores de las canteras con síntomas y fueron licenciados para evitar que el virus se siga propagando. Además, como otra medida de prevención, este fin de semana se cerrará la pensión para cortar el brote de la enfermedad y los jugadores irían a descansar a un hotel. INFOBAE - OLE


COMPARTIR