Se aplica el dólar “solidario” y ya hay quienes sacaron ventajas

258

Esta situación se da en la provincia de Misiones, lugar donde especuladores ganan fortuna con ciudadanos paraguayos que tienen la posibilidad de comprar la moneda estadounidense a 66 pesos porque quedaron exentos del impuesto.

Los argentinos solo pueden acceder al dólar solidario que escaló por encima de los 82 pesos en bancos, pero los extranjeros tienen la posibilidad de comprar la misma moneda a solo 66 pesos porque quedaron exentos del impuesto.

La diferencia entre ambas cotizaciones dejó un margen cómodo para especuladores que se valen de “coleros” paraguayos para montar un negocio con rápidas ganancias. Desde la casa de cambios más antigua de Posadas se ocuparon de transmitir a su clientela local que están obligados a aplicar la antipática diferencia entre residentes y no residentes porque así lo estipula la ley.

El primer día de vigencia del impuesto solidario llegó con una particularidad que pasó desapercibida durante el debate legislativo en ambas cámaras pero que fue rápidamente aprovechada por especuladores que operan a ambas márgenes del Paraná y siempre están atentos a las ventajas que pueda ofrecer la frontera, señaló el medio Misiones On Line.

Según el texto de la ley, el impuesto de 30 por ciento a la compra de moneda extranjera rige solamente para los residentes en Argentina, lo que exime a todos los demás  –entre ellos paraguayos y brasileños- del pago de ese tributo.

La omisión generó una brecha de entre 16 y 20 pesos entre el precio al que pueden comprar dólares los argentinos -82 pesos en bancos y casi 86 en casas de cambio- y el que rige para no residentes, que quedó en 66 pesos en casas de cambio.

Si bien el cepo limita a 100 dólares el monto máximo a vender a extranjeros, los mecanismos de control que usa el Banco Central no resultan lo suficientemente eficientes para evitar que una persona pueda recorrer las cuatro casas de cambio que operan en Posadas y comprar 100 dólares en cada una el mismo día.

Con 26.400 pesos y bastante paciencia, un colero paraguayo podrá comprar 400 dólares que tienen un valor de más de 32 mil en el mercado paralelo. Por su tarea se quedará con alrededor de mil pesos y una prohibición del Banco Central que le impedirá volver a comprar moneda extranjera por seis años, mientras que la persona que lo envió podrá hacer una diferencia de alrededor de 4.600 pesos. Un especulador que contrate diez coleros podrá hacer una ganancia de 46 mil pesos en un día valiéndose de un capital de 264 mil pesos y al día siguiente podrá repetir la operación con idéntico resultado valiéndose de otros diez coleros.

El negocio es solo para este tipo de atletas de la bicicleta cambiaria expertos en estirar los límites de lo legal para su provecho. Muy distinto es el panorama para las casas de cambio que operan dentro de la normativa y trabajan con márgenes muy pequeños de rentabilidad, para quienes la combinación de cepo e impuesto solidario solo sirvió para reducir el volumen de sus operaciones.

Desde la casa de cambios más tradicional de Posadas se mostraron muy preocupados por explicar a sus clientes misioneros que la diferencia entre lo que tiene que pagar un argentino y un extranjero para comprar la misma cantidad de dólares responde exclusivamente a la aplicación de lo estipulado en la ley de emergencia sancionada el sábado último que impuso un impuesto de 30% a los residentes en el país y dejó afuera de ese tributo a los extranjeros.

Apuntan que el artículo 36 de la mencionada ley establece taxativamente que los únicos alcanzados por el “Impuesto para una Argentina inclusiva y solidaria” son los “sujetos residentes en el país”.

Por voluntad u omisión del Ejecutivo nacional que elaboró el proyecto y de los legisladores de ambas cámaras que lo debatieron y aprobaron, solo los residentes argentinos están alcanzados por el impuesto y no está dentro de las posibilidades de las casas de cambio ni de los bancos extenderlo más allá de ese universo.

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry