Rocío, la adolescente de 13 años que se convirtió en la única sobreviviente de la masacre de San Miguel del Monte, fue dada de alta este jueves 13 de junio. La joven se encontraba internada en el Hospital El Cruce de Florencio Varela desde el 20 de mayo cuando ocurrió el hecho en el que perdieron la vida sus cuatro amigos. Dejó la institución antes de las 9.30 de la mañana.

"Quería comunicarles que hoy 13 de julio, sin saber precisar el horario, le darán el alta a Rocío. Estamos sorprendidos de su evolución. Damos gracias a Dios y a todos los que han apoyado con sus oraciones, a todas las personas por el grado de colaboración y respeto. Quiero solicitar a toda la población que traten de no apurarse para visitarla, ya que la queremos preservar por un tiempo prudente", expresó su familia a través de un comunicado que dio a conocer su tío, el abogado Ricardo Minoli.

"Hoy hablé con ella a la mañana. Tiene una potencia que no tenés ni idea. En 20 días pasamos de un estado al otro. Día a día te sorprende", contó Lucas Sanguinetti, tío de la niña. Según detalló, tras la operación maxilofacial a la que fue sometida, Rocío estuvo recibiendo alimentos líquidos a través de una sonda, ya que por el momento no puede separar las mandíbulas. "Igual, se comprende todo lo que dice porque se hace entender, con la boca cerrada y todo se hace entender", se emocionó su tío.

La adolescente está lúcida desde hace 9 días. No obstante, para sus familiares todavía "es prematuro" hablar de lo que sucedió la madrugada del 20 de mayo. "Hay un grupo de psicólogos que son excelentes. Está muy contenida. La van preparando de a poco", contó Lucas, y reveló: "Calculo que íntimamente con la mamá, en ese mano a mano de todos los días y las noches, alguna cosa habrá podido decir".

El hombre detalló, también, que Rocío había sido trasladada hace poco de la sala de terapia intensiva a una habitación privada. "La pasaron a una sala más privada porque está con custodia, con Gendarmería. Era una pieza más acorde para no pasarla a una sala intermedia donde hay más gente, por el hecho de no molestar al resto de los pacientes", contó.

La joven de 13 años que se convirtió en la única sobreviviente de la masacre de San Miguel del Monte, fue operada a principios de junio y le quitaron el respirador artificial. Se encontraba internada en el Hospital El Cruce de Florencio Varela desde el 20 de mayo cuando ocurrió el hecho en el que perdieron la vida sus cuatro amigos.

Ese día, Rocío, tres amigos, y un joven mayor de edad familiar de uno de ellos volvían a su casa en un Fiat 147 cuando comenzaron a ser perseguidos por la Policía sin motivo alguno y chocaron contra un camión. De los cinco ocupantes del vehículo, cuatro murieron. Se comprobó luego que la Policía Bonaerense disparó contra ellos.

La niña estaba con custodia de Gendarmería Nacional, luego de que su familia manifestara su preocupación dado que dos efectivos de la Policía Bonaerense acudieron al nosocomio para preguntar por el estado de salud de la chica.


COMPARTIR