Tanto el subsecretario de Turismo local, Alejandro Apaolaza, como Juan Pablo Padial, gerente comercial de Chapelco, destacaron ante Télam las particularidades de este polo invernal patagónico, como la montaña cubierta de bosques y su gastronomía.

Apaolaza aclaró que “San Martín de los Andes es destino de todo el año y en cada estación tiene una postal distinta para mostrar, y en invierno el fuerte es Cerro Chapelco, que es el que ofrece el producto nieve”.

El funcionario señaló que la ciudad cuenta con “6.700 plazas hoteleras, repartidas desde hoteles cinco estrellas hasta hosterías una estrella, pasando por cabañas, apart-hotel y bungalows, de una calidad excepcional, todos habilitados por la Secretaría de Turismo, debidamente registrados y fiscalizados”.

“La ciudad complementa con el centro de esquí de Chapelco, y el turista puede hacer muchas actividades extra nieve, porque hay excursiones, cabalgatas, turismo aventura, bicicleta y otras diferentes formas de disfrutar del paisaje de invierno en San Martín de los Andes”, agregó.

Al respecto, Padial acotó que Chapelco cuenta con “muchísimas actividades para aquellos que no desean esquiar, como 10 paradores distribuidos en toda la montaña para disfrutar de distintos tipo de gastronomía, con vistas increíbles”.

“Si uno mira un mapa de pistas de Chapelco se encuentra con que el 70% de la montaña está cubierta de bosques -explicó- lo que brinda un montón de paisajes espectaculares y cada uno con su parador”.

Además del esquí, siguió, “se pueden hacer paseos en trineos tirados por perros siberianos, paseos en moto de nieve, caminatas con raquetas y muchas otras actividades para no esquiadores”.

De todos modos, confesó que “nosotros buscamos que siempre el que viene a disfrutar de la nieve pero no del esquí igual tome al menos una clase, porque va a descubrir un deporte apasionante, que lo va a convertir con el correr de los años en un esquiador”.

Gastronomía

Apaolaza apuntó que la gastronomía es también “un punto muy importante, y lo que más demandan en invierno son productos regionales, como ciervo, trucha, jabalí, cordero patagónico, y obviamente otros que trajeron los pioneros que empezaron con el esquí en la zona, y dejaron platos de Suiza y Alemania, como el goulash con spaetzle y el fondue”.

Sobre el mercado brasileño, el funcionario afirmó que “es muy importante para nosotros, con muchos esquiadores que llegan de san Pablo y otras ciudades como Porto Alegre, Gramados, Caixas do Sul, Curitiba”.

Padial señaló que “el invierno pasado hemos recibido más de 7.000 turistas brasileños en Chapelco, lo que representó un 80% de los visitantes”.

En relación al país vecino resaltó que “esta temporada vamos a tener tres vuelos de Aerolíneas Argentina que conecten con Brasil, con una hora de escala en el aeroparque metropolitano, y eso es buenísimo porque nos genera gran conectividad”.

Para fortalecer la llegada vía aérea, “estamos generando promociones para que la gente puede cuadruplicar sus millas contratando servicios a través de la web de Cerro Chapelco”.

“Como dijo oportunamente el ministro (de Turismo, Gustavo) Santos, para nosotros Brasil es como China -continuó-, y es una realidad porque nosotros tenemos una cercanía con un país que tiene una población enorme y gusta de la nieve, porque aman el deporte, y tenemos un montón de productos para ofrecer”.

En ese aspecto, precisó que en Chapelco el turista tiene la oportunidad de contratar no sólo los servicios de pases, clases o equipos, sino de alquilar indumentaria (camperas, pantalón, antiparras, guantes, en especial los principiantes que no quieren hacer gastos grandes sin la seguridad de que continuarán practicando esquí.

Este servicio, agregó, “es importante para quienes no quieren llevar mucho equipaje, ya que en el avión se cobra exceso y a veces el equipaje de invierno es grande, y entonces le damos la posibilidad de que vengan ligeros de equipaje y alquilen acá”.

“Eso también les permite llevarse cosas en el equipaje, ya que San Martín de los Andes tiene además un polo gastronómico y comercial del que pueden llevarse todos los souvenir que quieran, desde telares, ropa, chocolates, ahumados, artesanías y cosas envasadas al vacío que se permiten en los aviones”.

Apaolaza destacó que “en invierno solemos tener ocupación de hasta un 97%, no hemos tenido nunca al 100%, algo que sí sucede en verano y en fines de semanas largos, por lo que se ha creado un registro de casas particulares para dar hospedajes en esos casos, que ahora lo estamos mejorando”.

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry