Tokio 2020 ya puede contar su propia historia. El primer récord olímpico ha caído. La surcoreana San An, durante la ronda de clasificación de tiro con arco, batió la plusmarca de la ucraniana Lina Herasymenko, vigente desde Atlanta 96. Con una puntuación de 680 unidades, An superó el récord (673 puntos) y se encamina como favorita para ganar la medalla de oro.

En total fueron 36 flechas las que San An lanzó en el blanco. En contraparte, contabilizó 16 disparos nulos. La evolución del deporte de alto rendimiento es capaz de vencer plusmarcas a un ritmo insospechado. Tan solo durante la ronda de clasificación el récord histórico se rompió cuatro veces: la mexicana Alejandra Valencia (674 puntos) y las surcoreanas Chaeyoung Kang (675), Minhee Jang (677), y San An (680) dejaron atrás a Herasymenko.

San An sabe que no basta con esto. El primer día de competencia ya ha otorgado una gran historia que contar, pero para hacer valer la gesta ahora deberá pelear por lo más alto del podio, un lugar habitual para Corea del Sur en esta disciplina, en la que se ha confirmado como superpotencia cada cuatro años. La competitividad que irradian los Juegos Olímpicos genera que incluso un récord olímpico se mire con escepticismo si el resultado final no llega. Por ello, la obligación del oro es inevitable tanto para An.

El tiro con arco posee una historia relativamente nueva dentro de los Juegos Olímpicos. Fue a partir de la edición de Múnich 72 que esta disciplina se instaló de forma definitiva.

Anteriormente había sido incluido como deporte de prueba en las ediciones de 1900, 1908 y 1920, sin lograr la permanencia definitiva en el Programa Olímpico. A pesar de no contar con la tradición histórica de otros deportes como el atletismo o la natación, la arquería se ha valido del suspenso que le es propio para atraer cada vez a una mayor cantidad de espectadores.

El dominio surcoreano ha sido una constante durante el recorrido olímpico de esta disciplina. El país asiático acumula un total de 39 medallas (23 de oro, 9 de plata y 7 de bronce). Además de ser el país número uno en este deporte, Corea del Sur puede agradecer especialmente a la arquería pues ninguna otra disciplina les has dado más triunfos en Juegos Olímpicos. Lo sucedido en Río 2016 deja en evidencia este dominio, con cinco medallas (cuatro de oro y una bronce). Su más inmediato perseguidor aparece muy lejos. En ese Juego Olímpico Estados Unidos obtuvo solamente una plata y un bronce.

El reto para Corea del Sur es aspirar a la perfección. El equipo femenino de Corea del Sur ostenta un récord impresionante: están invictas desde Seúl 88. Esa hegemonía sostenida en el tiempo y el arranque de ensueño protagonizado por An sitúan al país asiático como el principal favorito.

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry