Un hombre de 26 años sufrió la amputación de sus dos pies al ser arrollado por el tren en Guayllmayén, Mendoza.

El joven había salido borracho de una fiesta, se quedó dormido sobre las vías y el conductor de la locomotora no lo vio.

Al llegar al lugar, los policías encontraron a un hombre acostado sobre las vías del tren, con un pie amputado y el otro gravemente herido. De inmediato llamaron a una ambulancia de Servicios de Emergencias Coordinado, que lo trasladó a un hospital donde los médicos le diagnosticaron “amputación de miembro inferior”.

En su declaración, el joven aseguró que había ido a una fiesta y que no recordaba cómo terminó sobre las vías.

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry