El padre de dos niños que vivían con su madre en zona rural de Pampa Napenay, en cercanías de Sáenz Peña, denunció ayer que los menores de 4 y 5 años eran víctimas de brutales torturas por parte de la mujer. La misma madre los obligaba a sentarse sobre un hormiguero y que no se muevan de allí. Y si se levantaban les infringía tremendas palizas con un chicote, contó el denunciante; quien mostró a Multimedios Chaco STC pruebas fílmicas del estado de salud de los niños con centenares de picaduras de hormigas en todo el cuerpo. Además de pedir justicia solicitó trabajo y ayuda, ya que llevó a sus hijos a vivir con él.

Un conmocionante caso de violencia y maltrato infantil fue denunciado este martes por un hombre joven, padre de dos niños que vivían con la madre y expareja de éste. Uno de los niños contó a su padre los detalles de las salvajes torturas y tratos inhumanos a los que eran sometidos por su madre.

“Nos hacía sentar sobre un hormiguero para que nos piquen todas las hormigas”, contó uno de los niños. “Sí o sí teníamos que sentarnos sobre el hormiguero” agregó, afirmando que si no lo hacían; la madre les aplicaba latigazos con un chicote. El padre de los chicos presentó pruebas fílmicas del estado de salud de los niños.