En la noche de ayer, los efectivos de la Sexta fueron alertados tras un llamado al 911, sobre un ilícito en el barrio Intendente Borrini. Al llegar al lugar, unos vecinos tenían demorado a un ciudadano el cual momentos antes, sustrajo un teléfono celular a una chica que atendía un kiosco.

Una mujer de 22 años, denunció en la comisaría que mientras se desempeñaba atendiendo un kiosco, al salir a la vereda a anotar ofertas en un pizarrón, un joven la empujó y sustrajo su celular marca Samsung modelo J7. Tras el hecho el mismo se dio a la fuga y unos vecinos del lugar lo demoraron.

Posteriormente, llegaron los efectivos quienes trasladaron al autor a dicha unidad donde consultado con la fiscalía en turno, dispuso que se notifique la aprehensión en causa Supuesta Tentativa de Hurto.


COMPARTIR