El secretario General de Gobierno Horacio Rey destacó la puesta en funcionamiento del Centro de atención a las adicciones, que está a cargo de la Dirección de Salud Mental, y que se suma a las acciones concretas que lleva adelante el gobierno provincial para abordar de manera integral el consumo problemático. “Esto reforzará las acciones diseñadas desde la gestión de Domingo Peppo para terminar con el flagelo de las drogas”, aseveró.

El nuevo Centro de Adicciones funciona en Hipólito Irigoyen 700, y está destinado al abordaje y tratamiento de personas con consumo problemático de sustancias. El servicio, del Ministerio de Salud Pública, cuenta con un equipo multidisciplinario de especialistas en Salud Mental, compuesto por psiquiatras, psicólogos, asistentes sociales y enfermeros. De esta manera se busca fortalecer la atención sanitaria universal y gratuita a pacientes involucrados en las problemáticas de adicciones.

“Estamos sumando acciones para abordar de forma integral esta problemática que nos afecta a todos, trabajando fuertemente en la atención a las personas adictas y sus familias como así también en la prevención y lucha contra el narcotráfico”, expresó Horacio Rey, quien indicó que la provincia se encuentra en la primera etapa de un cambio cultural impulsado por las instituciones del Estado, pero consolidado con el compromiso de todos los chaqueños.

“Esto se suma al trabajo de capacitación que llevamos adelante a empleados de la administración pública como así también a integrantes de organizaciones sociales, para que tengan las herramientas para desenvolverse ante algún caso de adicciones”, indicó y recordó que hace poco tiempo se creó un grupo de contención ambulatorio para disposición de trabajadores del Estado, que brindarán atención tanto a personas adictas como a sus familias. “Estamos trabajando en distintos frentes a través de la Unidad de Enlace de Consumo Problemático, coordinando con distintos organismos y diseñando acciones que incluyan también a las familias que consideramos que deben ser el soporte para salir de esta problemática, y a quienes también hay que dar contención frente a una situación que es incierta”, manifestó.

Asimismo, valoró la inversión que lleva adelante el gobernador Domingo Peppo en infraestructura deportiva y acompañamiento a organizaciones civiles, con el objetivo de promover actividades de contención y prevención a los consumos problemáticos. “Consideramos que este es un trabajo que nos compromete a todos, desde el Estado llevamos un programa integral y debemos sumar mayor compromiso de la sociedad, para que juntos luchemos contra este flagelo”, manifestó.

Horacio Rey aseguró que la “educación en los valores, que empieza en la familia, es irreemplazable; por eso también es importante en la lucha contra los consumos problemáticos que los padres pasen más tiempo con sus hijos, que sepan a dónde van. Por otra parte, el compromiso del Estado debe ser generar los espacios, con la escuela como eje, para la práctica permanente de actividades que los estimulen”.

La importancia de la educación y el ejemplo de Islandia

El secretario General de Gobierno consideró que otra área fundamental para trabajar fuertemente son las instituciones educativas: “La escuela está en el centro de todos los programas de lucha contra los consumos problemáticos, porque contiene y forma a nuestros chicos y jóvenes”, expresó y destacó que el gobernador dispuso incorporar a la currícula escolar la temática de consumos problemáticos, y hace poco se entregó material didáctico e instructivo para que los docentes aborden la temática. “Todos nos debemos capacitar para emprender este camino juntos, que perjudica tanto a la sociedad”, expresó.

“De acuerdo a experiencias internacionales como el programa 'Juventud en Europa', que demostró un rotundo éxito en Islandia, su país de origen, y ya fue exportado a otros 17 países, la clave para producir el cambio de hábitos y malas costumbres en nuestros jóvenes es generar actividades constantes para llenar sus demandas”, relató.

En tal sentido, indicó que además de la difusión y la prevención, la escuela tiene que ser un factor comunitario integrador a través del deporte, las artes y las ciencias. “La experiencia islandesa se trasladó a países africanos y musulmanes, y a Estados Unidos de América; los resultados no fueron siempre los mismos porque todas las comunidades tienen sus particularidades, pero el 'ABC' no cambia: primero hay que cuantificar con exactitud la situación real desde la que estamos partiendo, para poder desarrollar respuestas creativas”.

Recordó que estudios científicos que se remontan a varias décadas, como el encarado por el catedrático en psicología Harvey Milkman en Estados Unidos, demostraron que el consumo de drogas, tabaco y alcohol está asociado a una necesidad que crece en los chicos en todo el mundo occidental. “Hay chicos que necesitan más acción, otros enfrentan estados depresivos, otros buscan estímulos diferentes, y las drogas siempre están ahí para llenar esos vacíos, cuando lo que debería estar es la familia y el Estado ofreciendo alternativas”, analizó.

 

Según revela un estudio de la experiencia islandesa en la lucha contra el consumo de drogas en adolescentes, entre 1998 y 2016, las cifras de consumo de alcohol en chicos de entre 15 y 16 años cayeron del 42 al 5 por ciento, algo parecido a lo que ocurrió con el consumo de cannabis y de tabajo. “El cambio no fue de la noche a la mañana, tardaron 20 años, pero hoy son el país con jóvenes más saludables de Europa”, señaló y expresó que, en lo que respecta a la responsabilidad del Estado, el cambio consiste en aumentar los factores de protección y reducir los factores de riesgo.

“Analizando el programa islandés que se aplica en lugares tan dispares como Gran Bretaña, España, o Lituania; en países protestantes, católicos y musulmanes; en comunidades con 330 mil habitantes o 325 millones, y usándolo como referencia, nos encontramos con un panorama positivo en la provincia del Chaco, ya que el diagnóstico es parecido al de otros lugares, y la solución coincide con el camino que hemos elegido: recuperar a la escuela como el territorio en el que confluyen las demandas sociales y las respuestas del Estado, y comprometer a los distintos niveles del Estado, municipal, provincial y nacional, en el proceso”, concluyó el funcionario.

 

 

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry