Por Vidal Mario - Segunda Nota

A lo largo de los años 1971-1972, las distintas organizaciones subversivas continuaron con su plan “Luche y Vuelve”, diagramado para traer de vuelta a Perón.

Los que iremos mencionando a continuación fueron algunos de los más resonantes:         

El 18 de octubre de 1971, el ERP copó un edificio de la Policía Ferroviaria de Córdoba, para robar armas. Horas más tarde, atentó con explosivos contra el Banco Internacional de Rosario.

El 18 de octubre de 1971, Montoneros atacó a quienes custodiaban la empresa Chrysler de Buenos Aires, y los despojaron de sus armas.

El 19 de octubre de 1971, el ERP copó una sucursal de correos de Buenos Aires, con robo de dinero.

El mismo día, esta misma organización llevó adelante una serie de atentados contra edificios públicos de Rosario, los cuales fueron anunciados como “actos de venganza” por la muerte de uno de sus militantes, de apellido Pujals.

El ERP también copó el registro civil de Córdoba, de donde se llevó varias decenas de documentos de identidad en blanco.

El 19 de octubre de 1971, Montoneros voló con explosivos el edificio del Jockey Club de Tucumán.

El 20 de octubre de 1971, las Fuerzas Armadas Peronistas (FAP) volaron con explosivos un edificio ubicado en el country del Jockey Club de Córdoba, y ese mismo día el ERP copó la fábrica SID de Rosario, para robar armas.

El 21 de octubre de 1971, FAP copó el observatorio meteorológico nacional de Córdoba.

El 22 de octubre de 1971, el ERP copó una firma comercial de Buenos Aires, de donde se llevó la cantidad de sesenta pelucas.

El 23 de octubre de 1971, el ERP copó una imprenta de donde robaron materiales de impresión. Ese mismo día, llevó adelante una movilización callejera en Capital Federal, en apoyo a una huelga de hambre de terroristas presos.

El 26 de octubre de 1971, el ERP atacó con explosivos la fábrica Siam Di Tella.

El 27 de octubre de 1971, la FAR copó un supermercado de Buenos Aires, robando mercaderías y dinero.

El 28 de octubre de 1971, FAR atentó con explosivos contra una concesionaria de automóviles de San Lorenzo (Santa Fe).

El 29 de octubre de 1971, el ERP asesinó a dos policías que viajaban en un colectivo urbano en Buenos Aires, y despojaron de sus armas a las víctimas. En éste hecho, hubo un enfrentamiento con fuerzas policiales y también murió uno de los terroristas.

El 30 de octubre de 1971, el ERP copó una armería de Rosario, de donde se llevó gran cantidad de armas y proyectiles.

El 1 de enero de 1972, Montoneros copó la Prefectura Naval de Zárate, (Buenos Aires), con robo de armas.

El 7 de enero de 1972, FAL asaltó la sucursal del Banco de Italia de Santa Fe, de donde robó tres millones de dólares.

El 10 de enero de 1972, el ERP copó el Banco Nacional de Desarrollo, de donde se llevó un botín millonario.

El 15 de enero de 1972, Montoneros atacó con bombas el domicilio del ex ministro de Justicia, Jaime Perriaux, creador de la Cámara Federal en lo Penal de Capital Federal con competencia específica en actos terroristas. En éste episodio, murió el policía de custodia.

El 18 de enero de 1972, Montoneros asesinó al dirigente del Partido Nueva Fuerza, Roberto Mario Uzal, a quien esperaron a que saliera de su domicilio, en Olivos (Buenos Aires).

El 18 de marzo de 1972, Montoneros asesinó en Quilmes (Buenos Aires) al comandante principal de Gendarmería, Pedro Agarotti, ex jefe de la Policía de Tucumán.

El 21 de marzo de 1972, fue secuestrado en las inmediaciones de su domicilio, por una célula del Ejército Revolucionario del Pueblo (ERP), el presidente de Fiat en la Argentina, Oberdan Sallustro. Encerrado en una “cárcel del pueblo”, el 10 de abril de ese mismo año lo asesinaron de cuatro balazos.

El 6 de abril de 1972, se inició en Mendoza disturbios que duraron cinco días, con quema de vehículos, propiedades y disparos efectuados por francotiradores.

El 10 de abril de 1972, en Rosario, el ERP y el FAR en forma conjunta, asesinaron al teniente general Juan Carlos Sánchez. Durante el atentado, también murió una mujer que atendía un negocio de las inmediaciones. En representación del FAR, participaron de este hecho Juan Roque y Martín Grass. A éste último, quien después llegó a ser Oficial 1° Montonero, se lo vio años después, en 1995, trabajando como abogado del Confer, y en 1997 dictaba en la Universidad de San Miguel clases de “Comportamiento Democrático”, teniendo como alumnos a personal policial de la provincia de Buenos Aires.

El 10 de abril de 1972, FAR copó un banco en Buenos Aires, de donde robó un millón y medio de dólares. Ese mismo día, con horas de diferencia, FAL hizo lo mismo con el City Bank de Córdoba, de donde se llevó un millón de dólares.

El 11 de abril de 1972, el ERP asesinó a Juan Antonio Ferreyra, de sólo 17 años, y dejó gravemente herido a otro, éste mayor de edad, llamado Juan Antonio Leiva.

El 19 de abril de 1972, el ERP atentó con explosivos contra directivos de la empresa Ika.

El 27 de abril de 1972, el ERP copó un destacamento policial en Río Tala (Buenos Aires), asesinaron a un policía, hirieron a otro, y se llevaron sus armamentos.

El 1 de mayo de 1972, el ERP copó un destacamento naval en Doc Sud (Buenos Aires). Al mismo tiempo, las FAR hicieron explotar una bomba en uno de los pisos del nuevo hotel Sheraton. Murió un matrimonio canadiense que estaba pasando su luna de miel en una de las habitaciones de dicho piso. Éste operativo estuvo a cargo de quien después sería Oficial Mayor de Montoneros, Marcelo Kurlat, cuyo nombre de guerra era “Monra”.

El 15 de agosto de 1972, fuerzas conjuntas del ERP, FAR y Montoneros provocaron la fuga masiva de terroristas que estaban encerrados en el penal de Rawson. Entre los fugados estaban los cabecillas Roberto Quieto, Marcos Osatinsky, Mariano Pujada, Enrique Gorriarán Merlo, Domingo Pena, Roberto M. Santucho, su mujer Ana María Villareal, y Fernando Vaca Narvaja. Uno de los guardias, que había caído herido, fue rematado por Ana María Villareal de Santucho.

El 21 de agosto de 1972, en Córdoba, FAR secuestró al empresario Aldo B. Roggio, por cuyo rescate la empresa pagó a los terroristas veinte millones de dólares.

El 22 de agosto de 1972, hubo otro intento de fuga de otros terroristas. Se trataban de los que no habían podido huir del penal de Rawson y que habían sido abandonados por sus compañeros. Quienes los abandonaron sí pudieron escapar en un avión de línea que previamente habían secuestrado. Aquellos subversivos que no habían logrado huir se encontraban en la Base Aeronaval de Trelew, donde promovieron un motín y tomaron de rehén a un oficial de la Armada. En un momento dado, éste oficial se arrojó al suelo y desde allí ordenó abrir fuego. Dieciséis terroristas fueron abatidos, y tres quedaron gravemente heridos. Estos tres eran Envar el Kadre, María Antonia Berger y otro de apellido Camps. Los tres fueron amnistiados después por el “Tío” Héctor J. Cámpora.

El 9 de noviembre de 1972, en Buenos Aires, FAR secuestró al empresario metalúrgico E. Barrella, por quien obtuvo un rescate de cinco millones de dólares.

El 12 de noviembre de 1972, en Resistencia, un comando Montonero copó las instalaciones de L.T.5 Radio Chaco para emitir una proclama de diecisiete minutos, relacionada con el inminente regreso al país de Perón. Los subversivos redujeron al personal, emitieron la proclama, colocaron artefactos explosivos en varios lugares de la emisora y huyeron con varios rehenes, quienes fueron liberados en la esquina de Avenida Chaco y calle Ameghino.

El 9 de diciembre de 1972, FAR puso una bomba en el domicilio del dueño de la fábrica Norglas, en Tucumán.

El 10 de diciembre de 1972, el ERP secuestró al empresario Ronald C. Grove, directivo del grupo Vestev. Diez días después, fue liberado tras el pago de un rescate de un millón de dólares.

El 28 de diciembre de 1972, el ERP asesinó de varios tiros en la espalda al recientemente retirado contraalmirante Emilio Rodolfo Berisso. Esto ocurrió en Lomas de Zamora (Buenos Aires), cuando el militar salía con su esposa de un supermercado. Lo asesinaron dos jóvenes que llevaban un cochecito para bebé, dentro del cual llevaban escondida la pistola ametralladora con la que lo mataron.


COMPARTIR