Prostitución política

166
Es inconcebible e inaceptable callar ante semejante mamarracho político que no es otra cosa más que dejar al descubierto sus intenciones de perpetuarse en el poder sin importar el daño que le hacen a un pueblo sometido, rendido y desesperanzado, que sólo atina a agachar la cabeza y dejar que sigan haciendo y deshaciendo a gusto y paladar lo que le plazca, apropiándose de los sueños y esperanzas de millones de argentinos que tendremos un futuro incierto, donde la moralidad  no tiene valor  y la palabra empeñada es sólo una simple expresión donde ya no habrá ejemplos a seguir, o acaso tiene lógica ver que un vicepresidente elige a su presidente, es tan increíble como que el árbol le mee al perro o el ratón se coma al gato, pero lo más llamativo y sorprendente de las series novelescas de los últimos días, resultó ser la elección de fórmula de un presidente agotado en su proyecto político que no sólo destruyó lo poco que se salvó de sus antecesores sino que además sigue creyendo que el sillón de la rosada va a salvarle de la factura política que van a pasarle sus oponentes apenas termine el escrutinio, otra reflexión no merece a mi entender o tal vez verdaderamente piensan que no le alcanzó el tiempo y que un mandato es insuficiente para reconstruir lo que se destruyó en doce años? Pues yo no lo creo y menos aún si esa construcción vendrá de la mano de la destrucción, o acaso nos olvidamos que no hace mucho renegaban de una cámara populista que sólo priorizaba los arreglos políticos por sobre el mandato popular haciéndose los distraídos antes los hechos de público conocimiento que nos mostraban que han quebrado un país, argumentando todo tipo de mañas para en algunos casos no dar quórum o votar en contra y así seguir enquistado en el poder, o no resistir la tentación cierta de llegar al máximo cargo político de un país ni más ni menos que de la mano de quien fue según sus expresiones públicas, la gestión más nefasta y corrupta de los últimos tiempos, entonces me pregunto qué paso que parte me perdí, lo que ayer decían era malo, hoy son más bueno que el pan, o que el liderazgo no se negocia y hoy están entregando su lugar casi como en un acto heroico de demostración de grandeza dejando entrever que la soberbia no es más que la instalación del monopolio mediático que responde al neoliberalismo empresarial, o que el disenso es parte del consenso partidario y resulta que hacen alianza con la mismísima y entrañable oposición ideológica.
En fin patrañas y más patrañas para embaucarnos con sus versos de cerrar la grieta, de llamar a la unidad para construir y que mañana nos digan se equivocaron en su elección y necesitan cuatros años más para enmendar su error y al fin y al cabo lo que hacen es ganar tiempo para la perpetuidad.
Resistencianos, chaqueños, argentinos, no pretendo piensen lo mismo que yo ni tampoco puedo culparlos de no ser apasionado, pero lo que no puedo admitir es ser cómplice del silencio que callando otorga.
Jorge Luis Vallejos
DNI: 31.025.569