Argentina registró los primeros dos casos fatales de fiebre amarilla, al morir dos personas que habían contraído el virus en Brasil, informó hoy el Ministerio de Salud.

Los dos fallecimientos ocurrieron la semana pasada, confirmaron a dpa fuentes de la cartera sanitaria.

El último Boletín Integrado de Vigilancia del Ministerio de Salud indicó que en total se registraron en la Argentina siete casos de fiebre amarilla importados con antecedente de viaje a Brasil. Ninguno había recibido la vacuna contra la fiebre amarilla.

Los dos pacientes que murieron tenían más de 60 años, una edad a la que se recomienda no recibir la vacuna por los efectos adversos que podría generarles. Uno de ellos residía en la provincia de Río Negro y otro en las afueras de la ciudad de Buenos Aires.

En tanto, un joven que contrajo fiebre amarilla en Brasil se encuentra hospitalizado en grave estado en Buenos Aires, donde recibió un transplante de hígado por la falla renal y hepática que le produjo la enfermedad.

Quiénes deben vacunarse

La vacuna está contraindicada en menores de seis meses, embarazadas, personas con alteraciones del sistema inmune y otras patologías. Según se informó desde el organismo sanitario ‘se debe tener precaución especial con los niños entre 6 y 9 meses de edad, adultos mayores de 60 años de edad, VIH asintomáticos y lactancia, por lo que en estos casos se recomienda evaluar el riesgo-beneficio de la vacunación bajo asesoramiento médico‘.

Los síntomas del contagio de fiebre amarilla se generan cinco días después de la picadura del mosquito, con un cuadro viral de origen inespecífico y con sintomatologías que van desde cansancio a dolor de cabeza y nauseas.