Foto: Ilustración

La consecuencia más directa de la devaluación sobre el mercado inmobiliario es la revalorización en pesos del precio de las viviendas. El mercado inmobiliario en argentina está dolarizado, por lo que una vivienda de dos ambientes, que en pesos tenia un valor de$1.500.000 el 1 de diciembre, luego de la devaluación trepó un 10% hasta $1.650.000.

El 28 de diciembre el Jefe de Gabinete Peña, acompañado de los ministros de finanzas y economía Caputo y Dujovne y Sturzenneger el presidente del Banco Central, informó sobre el cambio en la meta de inflación de 10% a 15% para 2018. Tanta grandilocuencia y contradicción fue interpretada por el mercado como una señal de peligro y se volcó al dólar. Los que manejaban información privilegiada conocían la noticia varios días antes, lo que explica la presión sobre el dólar de los días previos. Desde el 1 de diciembre el dólar aumentó de $17.45 a $19.45, un 10% y aunque a fin de mes retrocedió unos 50 centavos el saldo final sigue siendo una devaluación del dólar.

 

El dólar sobre los créditos hipotecarios

La consecuencia más directa de la devaluación sobre el mercado inmobiliario es la revalorización en pesos del precio de las viviendas. El mercado inmobiliario en argentina está dolarizado, por lo que una vivienda de dos ambientes, que en pesos tenia un valor de$1.500.000 el 1 de diciembre, luego de la devaluación trepó un 10% hasta $1.650.000. Los que estaban en pleno proceso para acceder a un crédito hipotecario, tendrán que conseguir $165.000 o comprar algo más chico o dar de baja sus aspiraciones a la casa propia. El principal problema lo acarrean los tomadores de préstamo que tenían un crédito asignado y no habían realizado aun la transacción.

El aumento del dólar tiene consecuencias significativas sobre los créditos UVA. Recordemos que estos créditos resultan atractivos por el reducido monto de la cuota inicial y alargar el plazo respecto de los créditos hipotecarios tradicionales, lo cual se logra ajustando mensualmente tanto el monto como la cuota por inflación. La devaluación del peso tiene importantes efectos sobre los UVA. Un estudio realizado por CEPA, indica que por cada 1% que se devalúa el peso, el UVA aumenta en promedio 0.81%. Para una cuota inicial de $10000, con un 10% de devaluación, el incremento es de $816, con lo cual la cuota queda en $10861. Estos valores de incrementos no incluyen otros efectos que podrían incrementar el UVA, sino solamente los que se deben a una devaluación del peso.

El monto adeudado también se incrementa en función de los UVA. Siguiendo el mismo ejemplo, y considerando los mismos datos que surgen del informe de CEPA, si el monto adeudado era del $1.500.000, el efecto de una devaluación del 10% sobre los UVA implica que el monto adeudado se incrementa a $1.621.500.

Fuente: Tiempo Argentino

 

 

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry