Pese a la fama que le han supuesto las series de Netflix Élite y La casa de papel, Miguel Herrán no deja de ser humano. Y por tanto también vulnerable dada la ocasión. Así lo ha demostrado en su cuenta de Instagram, donde compartió reflexiones llorando que preocuparon a admiradores del actor y amigos.

“6 días han sido suficientes para destrozarme. Ya no quiero hablar. Ni comer. Me he parado en mi momento más constructivo y se ha vuelto destructivo. Estoy decepcionado conmigo. Quiero ser mejor persona”, escribió Miguel Herrán.

Río, en La casa de papel, acompaña el texto con dos fotografías de su confinamiento. Una al principio, “triste, pero contento. Dominando las emociones”, y otra el sexto día, en el que aparece llorando: “Día 6: no soy capaz de controlar absolutamente nada”.

Que te pareció esta nota?
like
Love
Haha
Wow
Sad
Angry