Este jueves 8 de marzo se conmemora en la Argentina y todo el mundo el Día Internacional de la Mujer y esta fecha, desde fines del siglo XIX, se volvió más importante con el correr de los años.

Pero esta jornada consiste principalmente en honrar la memoria de muchas mujeres que fueron víctimas de un hecho trágico.

Todo comenzó el 8 de marzo de 1857, cuando las obreras de la industria textil de New York, en Estados Unidos, organizaron una protesta. Luchaban por mejores salarios y condiciones laborales.

En principios del siglo XX, el 8 de marzo de 1908, alrededor de 15 mil mujeres se manifestaron por las calles de Nueva York, para exigir la reducción de horas de trabajo, mejores salarios, el derecho al voto y el fin del trabajo infantil. El slogan fue “Pan y Rosas”, el pan simbolizaba la seguridad económica, y las rosas, una mejor calidad de vida.

Un hito en esta lucha es el Día de la Mujer, celebrado por primera vez en 1909. En 1910, en la Conferencia Internacional de Mujeres Socialistas, se propuso el Día Internacional de la Mujer, en favor de los derechos de la mujer y por el sufragio femenino universal.

Pero un año después, el 25 de marzo de 1911, en una fábrica textil Trangle Shirtwaist Company, de Nueva York, a raíz de un incendio, murieron más de 140 obreras. La repercusión este hecho influyó en que el Día de la Mujer se fuera incluyendo en el calendario de la agenda pública de muchos países.

Ya en 1975 y coincidiendo con el Año Internacional de la Mujer, las Naciones Unidas conmemoraron por primera vez el Día Internacional de la Mujer, fecha que persiste hasta la actualidad y que en nuestro país fue ganando protagonismo tanto en la sociedad en general como en la agenda de las diferentes clases de medios de comunicación.