El expresidente brasileño Luiz Inácio Lula da Silva está a horas de caer a prisión. Es que el juez Sergio Moro, reconocido por su acusación en el caso Odebrecht, le dio un plazo de 24 horas al candidato a presidente para que se entregue a la Justicia, ese límite vence a las 17 horas de este viernes.

Envuelto en este escándalo, el líder del Partido de los Trabajadores (PT) salió a criticar al juez y afirmó que la orden de prisión en su contra es un "absurdo" y una obsesión del magistrado.

"Entrevisté al expresidente Lula. Dijo que aguardará la orientación de sus abogados, cuando le pregunté si se iba a entregar", tuiteó Kennedy Alencar, un reconocido reportero de política que se trabaja en radio CBN en Brasil.

El expresidente (2003-2010) replicó las publicaciones de Alencar en su propia cuenta de Twitter poco después. "Lula dijo que la prisión era un 'absurdo' y un 'sueño consumista' del juez Moro y de personas que quieren verlo pasar 'un día preso'", relató Alencar en la red social.

El líder de la izquierda fue condenado a 12 años y un mes de cárcel por corrupción y lavado de dinero en el caso Lava Jato. Moro lo halló culpable de recibir un apartamento de lujo de una de las empresas involucradas en el escándalo de sobornos montado en torno a la estatal Petrobras.

La orden de prisión llegó menos de 24 horas después que la Corte Suprema de Brasil rechazara un recurso de la defensa del expresidente para recurrir en libertad la sentencia ante tribunales superiores.