Poli pidió “un gran pacto nacional sin intereses sectoriales”

105

El arzobispo de Buenos Aires y primado de la Argentina, cardenal Mario Poli , encabezó esta mañana el tedeum -liturgia de acción de gracias de la Iglesia Católica- por el Día de la Revolución de Mayo en la Catedral Metropolitana de Buenos Aires, ante la presencia del presidente Mauricio Macri , la primera dama, Juliana Awada , y funcionarios de los tres poderes del Estado.

Durante la homilía, Poli planteó que “permanecen en el tiempo cuestiones de Estado sin resolver” y preguntó en forma retórica: “¿No será el momento de ir hacia un gran pacto nacional con mirada amplia y generosa?”. Agregó: “Que no sea funcional ni coyuntural, dejando de lado mezquinos intereses sectoriales”.

El arzobispo habló de “una propuesta superadora de todo partidismo y fracción” y destacó: “La unidad prevalece sobre el conflicto”.

“La realidad es más importante que la idea, el todo es más que la parte. Una propuesta que convoque a los principales actores de la política, que sean capaces de gestar una cultura del encuentro con inteligencia, creatividad, imaginación, reunidos en una mesa de diálogo que acentúe las coincidencias y no tanto las diferencias”, detalló Poli. “Con claridad, afabilidad, confianza y prudencia”, añadió.

Poli pidió “un gran pacto de honor” y dijo que “pertenece a la vocación de los hombres y mujeres aspirantes a la cosa pública extender con audacia el límite de lo posible, siguiendo legítimas utopías fundamentadas en la libertad y la dignidad del hombre”.

“Por el bien colectivo de la Nación, con proyectos reales y mirando a la Argentina profunda y sus realidades, con una clara opción por la tercera parte de pobres que nos duele a todos. Sí, un gran pacto de honor capaz de una dirigencia que transmita esperanza objetiva en nuestro pueblo”, sostuvo.

Lo escucharon Macri, Awada, la vicepresidenta Gabriela Michetti , el jefe de Gabinete,Marcos Peña ; los ministros Pablo Avelluto (Cultura), Oscar Aguad (Defensa), Carolina Stanley (Desarrollo Social), Alejandro Finocchiaro (Educación), Nicolás Dujovne(Hacienda), Germán Garavano (Justicia), Patricia Bullrich (Seguridad) y Guillermo Dietrich (Transporte), y otros funcionarios de primera línea.

También estuvieron el el presidente provisional del Senado, Federico Pinedo , el presidente de la Cámara de Diputados, Emilio Monzó , y el presidente de la Corte Suprema de Justicia, Carlos Rosenkrantz.

Más temprano, desde la Casa Rosada, el Presidente había caminado -junto a su equipo de trabajo, titulares de las Fuerzas Armadas y otras autoridades- hacia la Catedral Metropolitana, mientras la Fanfarria Alto Perú y del Regimiento Granaderos a Caballo General San Martín, apostados en el lugar, rendían los honores correspondientes.

Luego de dejar una ofrenda floral en el mausoleo donde descansan los restos del general José de San Martín, Macri y Awada, junto al jefe de gobierno porteño, Horacio Rodríguez Larreta , escucharon las palabras que brindó el cardenal Poli.

Asistieron al oficio religioso representantes del cuerpo diplomático, líderes de diferentes confesiones y representantes de instituciones religiosas que fueron invitados por la Iglesia Católica, así como representantes del comercio, la industria y la producción.

Antes del tedeum en la Catedral, el Presidente deseó un “feliz 25 de Mayo” en su cuenta de Twitter y publicó un video de 32 segundos con el desfile de los Granaderos a caballo. “Feliz 25 de Mayo. Viva la Patria”, escribió el mandatario.

Tras la homilía, al mediodía, el Presidente recibirá en la residencia de Olivos a miembros del Gabinete y otros invitados y almorzarán locro para celebrar el nuevo aniversario de la Revolución de Mayo.